Ya no quiero conformarme más, he aprendido a entenderme, a comprender lo que quiero y espero de las personas, del mundo y de mí misma. No pienso echarlo a perder una vez más. Así que mi propósito de año nuevo será hacerme más fuerte, amar más sin olvidarme de lo que merezco, experimentar nuevos sabores y no temerle a las aventuras. En resumen, quiero volver a enamorarme de lo que soy, de lo bueno que veo en el mundo y de la vida misma.

No quiero cargar negatividad conmigo, por lo que no permitiré a mi lado a personas que no tengan nada para aportar y sí mucho que quitar. Mi sonrisa es mía y lucharé por ella, mi determinación no hará que haya más pausas, seguiré adelante, firme, luchando por lo que quiero y sé que merezco. No es arrogancia, es que quiero ser feliz, no quiero ser una persona oprimida por la opinión de los demás, no quiero tener miedo al qué dirán.

Ya no pondré los deseos de los demás por encima de los míos. No seré más una víctima, el amor que me tengo será siempre mi mejor espada para liberar batallas. Sin importar las estrategias que tengan algunos para derrumbarme, mi indiferencia será mi primera carta. Puedes intentar destruirme, pero yo simplemente, voy a ignorarte. Nada de lo que hagas podrá quebrarme, ¿sabes por qué? Porque me amo, sé lo que valgo y sé cuáles son mis límites y mejores habilidades.

No me voy a exponer a tus trampas, las palabras falsas me resbalan. Estoy muy decidida a mantenerme muy enamorada y nada ni nadie me va a hacer dudar de cómo me siento hacia mí. El 2020 será un año de descubrimiento, de aprendizajes que me ayudarán a mantenerme en el mejor camino y éxitos sobre lo que quiero y siento.

Y será así porque mientras yo no tema intentarlo, ya estoy ganando. No quiero frenarme, quiero embestir con fuerza mi futuro con un presente lleno de gran placer y buenas energías. No voy a fatigarme con el pasado ni voy a esclavizarme a un futuro incierto, solo seré y actuaré para ser feliz cada momento y asegurarme que siga igual más adelante.

Quiero seguir siendo feliz el próximo año, igual o más de lo que soy ahora. Quiero enamorarme de nuevo de todo aquello que hoy me hizo ser quien soy, quiero aceptar mis defectos y ver la oportunidad que hay en ellos de ser mejor. No quiero estar con personas que me amarguen, que me quieran hacer sentir mal porque detestan verme feliz.

Ustedes quedan fuera de mi 2020 porque solo aceptaré a quienes tengan un corazón bondadoso en mi vida, que respeten mis decisiones y me digan cosas como “Tú sigue adelante, no les pares a esos resentidos”. Quiero rodearme de gente de calidad, que sea amable y vean siempre el lado brillante de las cosas, que se superen, que tengan convicción y no le tengan miedo a la vida; solo así puedo trabajar mejor el amor que me tengo.

Me rodeo de personas que quiero, que me quieren, que me apoyan y respetan. Con quienes puedo tener diferencias, pero siempre conversaciones tolerantes y honestas. Me quedo con quien me aporte y no con quien me disminuya.

En conclusión, mi propósito el próximo año es volver a enamorarme de mí, del mundo y la vida. Tener más coraje para alejarme de lo que me hace daño y más decisión para dirigirme hacia lo nuevo y emocionante de la incertidumbre de la vida.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.