Una relación puede verse afectada por muchos factores, y aunque la balanza suele pesar más sobre el hombre, es cierto que la mujer también puede dañar una relación de forma irreparable. Muchas mujeres creen que con solo dar su atención eventual, ya el hombre debería estar satisfecho, y que nada es mejor que tenerla a ella como su pareja. Sí, es algo arrogante, pero pasa mucho, y no siempre es arrogancia en realidad.

Mujeres que no les preocupa alimentar el amor que tienen por su chico, se olvidan de dar cariño y no siempre es con un propósito oscuro, sino por un terrible miedo a salir con un corazón herido. Muchas chicas que ya han pasado por episodios duros de amor en su vida, temen con todas sus fuerzas pasar una vez más por lo mismo. Así que se vuelven frías, construyen un caparazón muy duro alrededor de sí mismas para no exponerse.

Sin embargo, esa coraza puede ser contraproducente a la hora de la llegada del amor real. Muchas tienen tanto miedo que no logran establecer una relación de verdad una vez más, están predispuestas al fracaso y simplemente se mentalizan para ello. No les importa perder un amor tras otro si con ello no salen heridas. Es comprensible, no puedes culparlas por ello, pero tienen que ver bien que pierden más de lo que ganan.

Cerrarse al amor no es la solución, cerrarse a las emociones no solo le hace daño a otra persona sino que también le hace daño a sí misma. Es querer cubrir su desamor con la misma estrategia que usaron contra ella. Y no, eso no está bien, no es saludable para nadie. De las experiencias debes aprender a leer las señales, pero no puedes tener una mente que sospecha de todos porque entonces no podrás disfrutar de tu vida.

El miedo que se desarrolla contra el amor tiene un buen fundamento, pero ese miedo es ficción. Lo creas en tu mente y te hace daño, el amor es crudo, es difícil, se trabaja duro, a veces fracasa, a veces sale victorioso. Pero no le temas porque toda experiencia a raíz del amor te enseña sobre la vida, te da una lección que te ayuda a enfrentar de nuevo el amor mucho más sabia.

Es triste ver cómo mujeres dejan ir un hombre deseoso de amarlas porque se cierran a la idea de que sea real. No creen que lo sea, han perdido la confianza en sí mismas y en los demás y por ello dudan de todos, y hasta de su propia cordura si se aventura a dar una oportunidad. Pero, ¿sabes qué? El amor es locura, es pasión, es lágrimas y risas. El amor se vive a profundidad, aunque haga daño, aunque duela, luchas hasta que sea bueno, hasta que te haga feliz. Y si no lo logras entonces te alejas de esa persona y lo sigues intentando después con alguien más.

A veces no es el hombre el que se rinde, sino ella la que se niega a luchar. Se niega a creer en el amor por miedo. Ya no temas, date la oportunidad de ser feliz, y si fallas, no desistas, sigue probando.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.