Cada día me encuentro con más mujeres que me hablan sobre su amor tóxico y sin duda es uno de los temas con más solicitud de ayuda en el amor.

¡A ver!, cada caso es un mundo aparte y puede haber muchas excepciones, pero en este artículo hablaré de una cosa que puede hacer reflexionar bastante.

El amor llega un día cualquiera empezando en tu vida y conoces a esa persona, ese hombre que crees que cambiará tu vida, y sueñas como “loca” por estar con él el resto de tu vida.

Te dices a ti misma: “¡esta vez sí!, él es el hombre de mi vida”.

La vida sigue y todo marcha bien en la primera fase del amor. Con el tiempo te enamoras aún más de él y reconfirmas lo que decías antes y sabes seguro que él será el amor de tu vida.

Poco a poco te has creado unos cimientos de convencimiento y de entrega emocional hacia él, que te dejan al desnudo por completo.

Realmente, así es como tiene que ser, ya que en el amor es bueno poder entregar toda tu pasión, amistad y cariño a esa persona amada. El problema es cuando este amor resulta ser un amor tóxico y un amor que ha sido erróneo y falso y que por desgracia no te has dado cuenta y ya estás sumergido en él.

Él empieza hacer más su vida y empiezas a ver que no era lo que pensabas de él antes. Te deja sola, se va con otras mujeres, te maltrata y te hace la vida imposible y luego siempre viene con el rabo entre las piernas pidiéndote perdón para que no lo dejes.

Las historias de siempre ¿Verdad?

Tú lo amas tanto, todo y sufriendo en estas cantidades, que todo lo que te hace una y otra vez, no te importa y caes en sus garras de lobo feroz vestido con piel de cordero. Entras en un ciclo enfermizo y tóxico del cual resulta muy difícil salir.

Tu autoestima cae por los suelos y crees que nadie en el mundo te podrá amar “JAMÁS”. Crees que estás hecha para él y una y otra vez te autoengañas diciéndote todo esto a ti misma:

“Ahora cambiará. Esta vez él habla en serio. Seguro debo darle otra oportunidad. Volveremos a ser felices”

Te dices muchas cosas para convencerte,¡y no es así!

El amor es fácil. Si sufres no tiene sentido y aguantar sus engaños y artimañas miserables no son para ti, ahora ni nunca.

Una persona que te hace eso, una y otra vez, no te amará jamás.

Cómo antes te decía, cada caso puede ser muy diferente, pero hay algo genérico que os puede servir a todas las mujeres que estáis leyendo esto ahora mismo y que os lo voy a decir de una forma sencilla y directa para que podáis reflexionar en ello.

En realidad tú no amas a esta persona, de verdad, no lo amas.

Lo que te pasa es que amas los proyectos y las ilusiones que te has creado en él.

Has proyectado, con mucha ceguera, anhelos que tenías en el amor desde hacia tiempo atrás en dicha persona y te has creado un mundo de ilusiones y falsedades de amor hacia él, a causa de estos anhelos, que ahora no quieres dejar de lado.

Tú autoestima baja y tu ser se desploma por esto, porque es un fracaso personal, más que un fracaso en el amor.

¡Míralo así y despierta, por favor!

En el fondo del asunto, él es culpable, pero también es culpa tuya por amar tanto tus expectativas y tus sueños y amar innecesariamente a este lobo desgraciado que no le importas; y que sólo piensa en él.

Todos esos proyectos de vida los has construido encima de arenas movedizas y es muy importante que puedas verlo para agárrate a la rama más próxima y salir de ellas a tiempo.

Sabes muy bien que esto no es amor, entonces no desees un hombre así a tu lado.

Hay alguien de verdad que te está esperando, y si te mantienes en esta vida le estás dando constantemente la espalda.

Sal de estas arenas antes de que te ahoguen por completo.

Busca esa rama que te ayude a salir y limpiarte de todo ese barro que te crea tanto peso y que no te deja avanzar en la vida y en el amor.

¡Abre los ojos hay alguien que te está esperando con amor de verdad!

Autoría, Edición y publicación: Albert Espinola Todas las imágenes de We Heart It