Nadie se da cuenta porque nadie quiere verlo, porque para las personas es más fácil juzgarme y señalarme que comprender mi condición y creer que de verdad la tengo. La gente me ve como si fuera un bicho raro, como si quisiera llamar la atención, yo no quiero eso, por el contrario, me alejo de todos porque solo relacionarme un poco con alguien me genera nervios y ansiedad. Siento que todos quieren ver lo malo en mí, siento que nadie es mi amigo.

Temo todo el tiempo fallarle a las personas que están a mi alrededor, temo no ser lo que los demás esperan, temo a las consecuencias de mis actos y decisiones. Por eso me volví una persona tan insegura. Tengo miedo de todo y todos, y nadie quiere entender el porqué. Mi condición se llama ansiedad, nació a causa de diferentes factores emocionales en mi vida, el constante estrés y algunas relaciones tóxicas.

Desarrollé un miedo incontenible a todo, me pongo nerviosa por todo y temo por mí y por las personas que amo. Solo que incluso las personas que amo me están echando de su vida. Soy alguien poco confiable, alguien que no quieren que otras personas en sus círculos conozcan. Algunos me llaman loca, otros me dicen enferma, pero no porque de verdad lo esté sino porque lo usan como insulto.

Nadie se da cuenta que necesita ayuda, solo un poco de comprensión puede ayudarme a sentir escuchada. No necesito que vivas mi tormento ni que lleves mi dolor y mi preocupación por mí, solo quiero que me escuches si puedes o que no me juzgues sin más. Con muy poco me puedes ayudar. Que me rechaces y que me señales solo empeora mi condición, me empiezo a odiar a mí misma y no lo puedo evitar, me siento inútil, sé que todo lo arruino, sé que no hago nada bien, cada vez que lo intento me equivoco y me siento peor y peor.

La ansiedad me controla. Antes de abrir la boca ella me maneja, me hace callar, no quiere que tenga voz, no quiere que sea autosuficiente. Vivir con ansiedad no es fácil, pero sé que si me entiendes, y en vez de darme la espalda intentaras ayudarme, yo lo podría manejar. Cada día es una lucha, ella contra mí y yo contra ella. Casi siempre me gana, me siento muy débil y aislada, pero a veces salgo triunfante y siento que puedo empezar una vez más, que puedo seguir con mi vida.

Necesito ayuda, pero nadie se da cuenta. Las personas solo ven lo superficial, las personas pueden ser horribles, y a mi ansiedad le encanta que me sienta mal. Así toma posesión de mis pensamientos y mis emociones. Pone en duda todo lo que conozco y todo lo que soy. Me controla.

Ya no quiero que me siga controlando, estoy luchando, pero nadie se da cuenta de mis batallas. Nadie me entiende, nadie me ayuda. Necesito ayuda, sé que así podría luchar contra ella y asegurar la victoria. Pero nadie lo ve, nadie me ve.

Necesito ayuda, no ignores esos síntomas evidentes de mi ansiedad, no pases de largo conmigo. Ayúdame por favor.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.