No te atrevas, ni se te ocurra. Amar a una mujer que ama a su familia es estar dispuesto a acudir a cenas familiares, reuniones de cualquier tipo, conocerlos a todos, tíos, primos, primas, abuelos y más. Amar a una mujer que ama a su familia es ser preso de mucho afecto y confianza, por lo tanto, por favor, no la ames si solo quieres jugar con ella, no la ames si solo vas a ilusionarla.

Ella en su experiencia hermosa con su familia está deseosa de formar la suya propia con el mismo entusiasmo, así que ni siquiera te le acerques si tus intenciones no son reales y duraderas. No la ames, no le hables siquiera, ella tiene un corazón gigante y un alma bondadosa, merece a un hombre abierto, comprensivo y con muchísimo amor para dar. Ella merece demasiado y si tú no le puedes ofrecer más que eso, lo mejor es que te quedes atrás, sin acercarte, sin confundirla, sin dañarla.

Esa mujer que valora a su familia es alguien que protege a los suyos, que está pendiente de si están bien, de si necesitan algo, quieren saber cómo va su día, cómo les fue en esas reuniones importantes. Por lo tanto, tenerla a tu lado se traduce en enorme preocupación, en mucho amor y mucho consentimiento, a ella le encantaría mantenerte abrigado cuando tienes frío y alimentado cuando tienes hambre, así que basta de acecharla. Basta de fingir amor para sacar ventaja.

No le des falsas esperanzas, no la motives a presentarte a su familia, los seres que más ama, para que luego le salgas con una canallada. Ella merece respeto, merece un amor real y sincero. No la dañes, examínate, date cuenta del daño que hacen tus actos egoístas. No ames a una mujer que ama a su familia, romperle el corazón es hacerla sufrir demasiado, y de paso, te ganas unos cuántos enemigos, así que antes de hacer esa estupidez, solo no te acerques a ella.

Esa mujer que siente tanto afecto por cada miembro de su familia es alguien muy especial, es una mujer compasiva que lucha con fuerza para hacer que todos estén bien. Se asegura de que todos tengan una sonrisa en su rostro porque de no ser así, no se permite a sí misma ser feliz. Los ama demasiado, son su pilar, no la ames, no la mires si solo quieres separarla de ellos. No tomes su mano y le hagas promesas falsas.

Ella sabe lo que quiere, un amor incondicional como el que le tiene su familia, si no le ofreces eso, no te quedes en su vida, no la ilusiones. Es muy sensible y romperle el corazón podría ser una auténtica tragedia. ¡Vamos, mírala! Es tan hermosa y gentil, su sonrisa grita inocencia, aunque haya sufrido antes, sigue con un espíritu abierto y esperanzador. No la destroces por favor, no decidas amarla si en realidad no lo vas a hacer.

No ames a una mujer que ama a su familia, es demasiado amorosa. Solo quiere ser feliz al lado de alguien que le demuestre su amor, pero no la ames, no quieras enamorarla si no tienes intenciones de quedarte en su vida y fomentar su amor.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.