Sin importar de quien se trate, una persona tóxica en tu vida hará lo que una persona tóxica hace, te daña, te rompe, te manipula. No creas que porque se trata de un familiar, no puedes alejarte y tienes que mantener a esa persona a tu lado el resto de tu vida. Antes de pensar en esa persona que te daña, que no te deja vivir en paz, piensa en cómo te sientes tú, en tu bienestar.

Tú eliges con quien compartir tu tiempo, a quien darle tu confianza y a quien permitir ser parte de tu vida. ¿Te arriesgarías a mantener cerca de ti a alguien que atenta contra tu bienestar emocional? ¿Alguien que no se preocupa por ti y peor, que se aprovecha de ti? Las personas tóxicas las hay en cualquier lugar, en cualquier ambiente, en el trabajo, en un grupo de amigos, en tu pareja, y hasta en tu familia.

Y dirás, pero es mi familia, no puedo alejar a mi familia. Tienes todo el derecho de alejarte de las personas que te hacen sentir mal y miserable, quienes te desmeritan por tus decisiones y no hacen más que criticarte.

Mereces ser libre y feliz. Y si hay alguien obstaculizándote eso porque te hace bajar la autoestima, entonces necesitas alejarlo de tu vida. Aun si se trata de familiares muy cercanos. Pon siempre primero tu bienestar por delante.

¿Y por qué? Pues las personas tóxicas tienden a tener comportamientos similares, y cuando se trata de un familiar se siente con más derecho y confianza de aplicar esos comportamientos en ti.

Por tu bien, corta todo lazo con personas tóxicas en tu vida, incluso si es un familiar. Esas personas te hacen daño de esta manera:

Solo están cerca de ti porque necesitan algo

Si están muy cerca de ti, es porque necesitan algo de ti, una ayuda, un apoyo, un consejo, dinero, lo que sea. Pero junto que les ayudes y ya no le sirvas para más, se irá de tu lado muy rápido. Y lo peor es que si le llegas a necesitar sabes que jamás puedes contar con esa persona.

Te juzgan

Las personas tóxicas juzgan a otros, ni siquiera se molestan en conocer mejor a las personas, lo hacen porque les complace. Y cuando se trata de un familiar, lo hace sin miramientos. Se sienten con propiedad de hacerlo y no les importa cómo te sientes tú ante esos ataques.

Hablan de ti a tu espalda

Las personas tóxicas se encargan de destruirte delante de otros. Hablan de ti con ira, ya sea por envidia o por pura maldad. Incluso si les confías tus miedos o tus problemas, los usan en tu contra y los ventilan como si nada.

Son manipuladores

Juegan con tu mente, te hacen creer que se preocupan por ti para hacer que hagas lo que ellos quieran y luego se van como si no te conocieran. Así son los tóxicos, se hacen las víctimas, juegan con tus sentimientos y emociones para lograr sacar ventaja de ti.

Te desacreditan para tener poder sobre ti

Te hacen ver como si estuvieras perdiendo la cabeza. Juegan con tu mente y te hacen hasta dudar de tu propio juicio. Te dicen con seguridad que hiciste algo que nunca pasó para que todos lo crean. Y parece tan real su argumento que hasta te preguntas si en verdad no pasó.

Las personas tóxicas no tienen límites, y cuando se trata de familiares se sienten con el derecho de tratarte como les plazca. Y peor aún, se lo permites porque es “familia”.

No, ya no más, piensa siempre primero en tu bienestar, si no jamás podrás ser feliz tú.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.