Una Mamá no debería decir jamás esto a su hija… ¡No te olvides!, porque es muy importante


mama-e-hiija

Mejor no hables con tu hija de su cuerpo; a no ser que sea para guiarle y mostrarle cómo funciona. No hables de su cuerpo ni del tuyo: No menciones subidas o bajadas de peso. Si ves que se ve genial no se lo digas y si es al contrario tampoco; no le hables de su cuerpo esté como esté.

Por ejemplo, podrías decirle esto, muy preferible, para el bien de ella.

“¡Te veo muy bien de salud; te ves muy saludable!”, es una muy buena y mejor opción.

O: “¡Te ves muy fuerte!” O: “Se nota que eres una niña feliz”. E incluso mejor aún: Menciona algo positivo de ella que no tenga que ver con el físico. Por ejemplo: “Has mejorado mucho en el orden”; “has mejorado mucho en tus tareas”, etc.

Por supuesto no hagas comentarios del cuerpo de otras personas. Ni para bien ni para mal. Mejor enséñale a ser amable con las personas.

No te atrevas a mencionar que odias tu cuerpo o que estás haciendo dietas. No menciones cuando dejas de comer carbohidratos; dejando de lado, no darle importancia qué te comes y qué no. Mejor compra comida saludable y trata de que ella aprenda a disfrutar de todos los alimentos por igual. Sin que asocie ninguno de ellos a las dichosas y enfermizas dietas. Hay que comer de todo en sus cantidades recomendadas y ella debe ser consciente de esto. 

52

Invita a tu hija a hacer deporte, eso le liberará del estrés. Anímale a subir colinas y montañas; y a que le dé el aire. Que haga deportes de riesgo como el Surf o que juegue a fútbol con sus amigos. Deporte en los que asuma papeles de liderazgo y le den grandes dosis de seguridad y personalidad.

Invítala a que haga baile o algún deporte que le despierte más bien las ganas de comer con normalidad.

Enséñale que las mujeres pueden valerse por sí mismas sin barreras y que no haga nunca caso de los tópicos machistas. Cuéntale que ella podrá “hacer y ser” quién desee ser con esfuerzo y trabajo. Y que por supuesto, aprenderá a amar algún día a un hombre, pero que sin ellos también podría llegar a vivir.

Sé de la forma más neutral con ella en todo, y sobre todo fíjate en todo aquello que a ti te ha causado dolor o complejos en tu vida para trata de evitar que a ella le lleguen de la misma  forma que a ti te llegaron en su momento. Trata de hacer burla de algún comentario ofensivo, de alguna persona absurda, como si dicha persona estuviera haciendo broma o si estuviera errada. 

Si tu hija en algún momento menciona alguna disconformidad de su cuerpo, dile que nadie es perfecto y que debe amarse tal cual es, porque:

El cuerpo no es más que el medio con el cual podrá mover su hermosa alma.

Autoría, Edición y publicación: Albert Espinola Todas las imágenes de We Heart It