Si te sientes aprisionada, que por más que te esfuerzas no logras conquistar al cien por ciento a la persona que amas, debes entender que no hay un problema en ti, y probablemente tampoco en él, lo que sucede es que no es la persona correcta para ti ni tú para él. Cada personalidad es diferente y no siempre podrás conectar con cualquiera.

A veces nos acercamos a personas que creemos amar y es el tiempo lo que nos enseña si se trata de la persona correcta o no. Puedes cambiar tus hábitos, tu forma de actuar, tus metas, tus palabras, tus promesas y tus acciones, nada de eso importa, quien no es para ti, no lo es y ya está.

Y jamás serás plenamente feliz a su lado por más que lo intentes. Puedes darlo todo de ti, puedes tener habilidades que nadie más tiene, pues eso no hace una diferencia si la persona que tienes a tu lado no es la ideal para ti. Siempre te sentirás insatisfecha y que te falta algo más.

No te enfrasques en quedarte con alguien que no se siente feliz a tu lado, no creas que de verdad puedas hacer una diferencia. Si una pareja te hace sentir que tienes que esforzarte más para sentir que eres suficiente, entonces no estás en el lugar correcto, di adiós y sigue con tu vida, aventurándote y conociendo nuevas personas. El amor real se basa en comprensión mutua, en esfuerzo de ambas partes y en satisfacción por partida doble.

Si te desgasta emocionalmente, no es para ti. No importa qué tan duro lo intentes, nunca serás suficiente, y en vez de avanzar das un paso enorme hacia atrás en tu crecimiento personal. No cedas tu propio bienestar nunca, mucho menos a alguien que no le importa de corazón qué suceda contigo. No tienes que sentirte comprometida a estar con alguien que no te ama, no es tu deber ni el suyo. ¡Basta de relaciones forzadas y vacías!

El amor es para vivirlo al máximo, para sentirlo en todos sus colores. Si no lo puedes experimentar de esa forma con la pareja que tienes, ¡huye! La vida es demasiado corta para pasártela intentando demostrarle que lo amas y que también debería amarte a ti. Tienes que quererte más, entender que no está bien que sufras en una relación. Tienes que saber que para la persona correcta siempre serás suficiente, con tus defectos, con tus arrugas y tus puntos negros.

La persona correcta no verá pausas ni baches en su camino hacia ti, y desde el primer momento te hará sentir plena, sin culpas, sin miedo, sin ansiedad. Entiéndelo, para la persona equivocada jamás serás suficiente, pero para el ideal, nunca habrá dudas de sus sentimientos. No te quedes atrás, estancada en un bucle que te hiere. Suelta, deja ir.

Deja de pensar que necesitas cambiar para poder hacer feliz a los demás. Jamás permitas que alguien te arrebate tu esencia, no lo hagas tú misma.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.