Es cierto que el amor muchas veces parece toda una locura, y no de una mala forma, si no de esa forma que te hace regodearte de felicidad y disfrutar de cada segundo. Sí, el amor puede ser muy estimulante para tu cerebro, a veces incluso sientes que puedes perder la cabeza de tanto amor. Y no te culpo, ¿quién no ha pasado por eso? Lamentablemente, perder la cabeza por la persona equivocada tiene terribles consecuencias.

Así que mide el poder de tus emociones e intenta no perder la cabeza por alguien que ni siquiera le importa si te pierde a ti. Recuerda siempre que el amor no se trata de aportar solo tú y llenarte de ilusiones vacías y falsas. El amor es cosa de dos, si das y das y no recibes te desgastas emocionalmente, afecta tu vida y pone en riesgo tu salud mental.

Entiendo que simplemente no puedes controlar de quien te enamoras o por quien desarrollas sentimientos. Pero sí aprendes a controlar tus impulsos, tus acciones y decisiones. Sabes que quedarte al lado de alguien que no te ama eventualmente te generará mucho dolor y frustración. La insatisfacción que te deja opaca tu brillo natural y poco a poco te vas desvaneciendo por aferrarte a algo que no te hace bien.

Por favor, no pierdas la cabeza por alguien que ni siquiera se preocupa porque tú te sientas bien a su lado. No luches por una causa perdida que te niegas a ver. En cualquier relación, por más que te apasione, siempre debes poner tu bienestar por delante. Si eso que te apasiona te daña, necesitas alejarte, aunque duela, te aseguro que pronto te recuperas, pero vivir toda una vida en una mentira que te desgasta emocionalmente es devastador. No te hagas eso a ti misma.

Eres merecedora de todo lo bueno, de un amor ardiente, pero también comprometido. Mereces un amor extraordinario que te haga perder la cabeza, pero que él se sienta de la misma forma, que tú seas su locura y su debilidad porque haría lo que fuera por ti. Quédate con un hombre que te ofrezca esa misma intensidad de amor que tú le das. Que te demuestre su compromiso, que no te haga dudar y que te haga sentir extasiada, emocionada y libre.

Pierde la cabeza al enamorarte, sé espontánea, aventúrate y arriésgate porque eso hace que la vida sea más emocionante y real. Aventurarte es una forma de gastar tu tiempo con calidad. Vivir es tomar riesgo, pero con la emoción y la esperanza de alcanzar el éxito, de recibir la mayor recompensa. Y si pierdes pues el dolor también forma parte de la experiencia de la vida y es una parte que te hace crecer como persona.

Pero por favor, no tomes riesgos con alguien que sabes que solo te dejará dolor. Con alguien que sabes que no ganarás nada porque le importa muy poco si tú estás en su vida o no.

Por lo tanto, asegúrate de no perder la cabeza por alguien que no le importa si te pierde a ti.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.