Sé que insisto mucho en esto, pero no me canso de recordártelo, no te conformes, no lo hagas, la vida es corta, así que en ese tiempo que tienes para estar en este mundo debes asegurarte de estar con quien realmente te valore. Quien te persiga, quien no deje de verte como algo que quiere desesperadamente en su vida porque lo haces feliz, porque con todo lo que eres lo fascinas.

No te conformes con cualquier hombre, no te conformes jamás, la vida se trata de aprendizaje y crecimiento, si te estancas en el lugar incorrecto, nunca podrás evolucionar, nunca podrás sentir verdadera pasión.

Nunca experimentarás la vida como de verdad lo deseas, sé que siempre soñaste con ser amada, con ser tratada con respeto, con tener un amor que te sostuviera y te impulsara, que te ayudara a ser mejor, y lo mereces, así que no esperes menos de eso, no te conformes con alguien que no te ofrece lo que quieres por temor a quedarte sola.

La soledad es un concepto relativo, tú decides cómo abrazarlo, tú decides cómo vivirla. Estando sola te enfocas en ti misma, tus intereses, tu crecimiento, tu propia diversión y entretenimiento. Cuando el amor llega, este debe darle más valor a la vida que ya tienes; si llega para quitarte lo que eres y arrebatarte lo que te hacía feliz, entonces no es amor.

Quédate con quien no deje de perseguirte, que te demuestre constantemente lo importante que eres en su vida, que llame tu atención, que saque el tiempo necesario para compartirlo contigo, que te haga su prioridad. Quédate con quien se quede a tu lado en los buenos momentos y también en los malos, que te abrace orgulloso por tus éxitos y te motive a seguir creciendo, y que te sostenga cuando las cosas se pongan difíciles.

No te conformes con cualquiera, vales mucho, quieres mucho y mereces mucho. Antes de ceder por completo ante una relación, analiza su comportamiento, la actitud que tiene contigo, si busca de ti, si se apasiona en demostrarte su amor, si te persigue como ese regalo que tanto desea en la vida, si te ve con aprecio y respeto.

No te conformes con cualquiera que no se preocupe si te quedas o te vas, tú no tienes que enamorarlo hasta que al fin decida quererte, no es tu trabajo cambiar a las personas. Si tú te esfuerzas en amar, él también debe hacerlo, y con ello no me refiero solo a que te diga que te ama y que te envíe mensajes de texto de vez en cuando. El esfuerzo debe verse en sus expresiones, sus palabras y cada una de sus acciones.

Quédate con el hombre que no tenga duda de que eres el amor de su vida, que te vea con admiración y orgullo, que se sienta honrado de que tú lo hayas elegido y al tiempo quiera que seas más feliz todavía. Que te apoye, que te inspire e impulse a ser mejor, a llegar más lejos y volar tan alto como lo desees.

No te conformes con cualquiera, lucha por tu felicidad y no esperes a que alguien más lo haga por ti. Encárgate de tu propia felicidad y quédate con quien la fomente, no con quien te la quite.