Una mujer que ama a su gato puede ser adorable, cariñosa, callada en muchas ocasiones y ser una completa fiera cuando lo desea. Si no quieres ser amado, ni mimado, si no quieres ese cariño especial y su presencia incondicional, mejor que no te enamores de esta mujer que ama a los gatos.

Una mujer que se siente atraída por este tipo de mascota desborda honestidad, no le gusta fingir delante de nadie y siempre mantiene su alma genuina. Sin duda, es una mujer maravillosa que valora la vida y todas sus posibilidades. Ella no se guarda las opiniones y si alguien no le agrada no puede evitar demostrarlo aunque siempre es respetuosa. Si no quieres en tu vida una mujer así de independiente y segura de sí misma, mejor será que no te enamores de ella.

De verdad, no te fijes en esa mujer que ama a los gatos y ni siquiera se te ocurra enamorarte de ella; tienes que resistirte. Es un grito de alarma real. Una mujer que ama a los gatos cree en el amor verdadero, ella cree en la lealtad firmemente, en el apoyo mutuo y jamás va a renunciar a eso.

Ella puede tener días horribles en el trabajo o un problema en particular, pero sabe que al llegar a casa le espera un tipo de amor incondicional. Que la hace reír con sus ocurrencias, que se acuesta en su regazo para recordarle que está presente. Ella espera eso mismo en un hombre así que no te enamores de ella si le temes a esas responsabilidades.

Ella sabe que sin importar qué, sin importar cómo está el día, si está soleado o llueve mucho, alguien está para recordarle que es importarte en este mundo. Por lo tanto, es el tipo de mujer que encuentra felicidad en cualquier circunstancia, no se deja engañar ni permite que la disminuyan. Si siente que hay una amenaza saca las garras y se defiende. Es astuta y muy perceptiva.

Le encanta escuchar el silencio, más si está con la compañía de quien más ama. Ella sabe que quien sea capaz de amarla será un amigo fiel tanto como ella lo es. Ella espera a alguien que la proteja, que la abrace cuando lo necesita y que siempre le recuerde su presencia, que allí está a pesar de que los días sean oscuros.

Una simple caricia le produce paz, una mirada sincera de amor le llena el corazón. Para ella la fidelidad y la lealtad es algo natural así que espera lo mismo de vuelta. No te enamores de ella, mejor no lo hagas. Si no te sientes seguro de lo que quieres, si no eres lo suficiente maduro, mejor que no te enamores de ella. A la chica que ama a los gatos no le gusta un amor forzado, para ella el aprecio debe salir natural. No la puedes forzar, ella tiene un alma salvaje y solo se acerca a quienes realmente aprecia.

Sin dudarlo, no te enamores de la mujer que ama a su amigo felino con locura porque a esa mujer jamás podrás engañarla. Ella sabe cuándo las cosas no están bien, hasta antes de que lo confieses. Tiene un sexto sentido impresionante; es muy sensible y siempre piensa primero en su bienestar.

La chica que ama a su gato puede ser adorable, puede ser cariñosa, te respeta como nadie y te apoya siempre. Te hace saber que está cerca y ama incondicionalmente. A veces es toda una fiera, se defiende por ella misma y lucha por lo que desea y por las personas que ama. Ella es carismática, atenta y muy creativa. Le encanta divertirse y detesta a las personas que quieren controlarla.

No te enamores de esta mujer porque es demasiado especial para querer dañarla. Si te vas a enamorar debes darlo todo por ella y jamás traicionarla porque si no quien pierde eres tú.

Texto original: Albertespinola.com © Todos los derechos reservados.