¿Sabes por qué tal vez no te funcionan las relaciones? ¿Te planteas mirar hacia adentro de una vez, en vez de estar esperando que los demás te amen tal cuál eres?

Una verdad muy grande es que sueles esperar que te amen tal cual eres, esperas que te acepten así sin más cuando ni tú mismo te aceptas. Es decir cuando tú de ti mismo esperas mucho y nunca terminas satisfecho con tus propios resultados.

Entre tu yo ideal y tu yo real, puede existir un abismo. Cuando tú idealizas un yo personal que lo deseas de X forma, pero ves que la realidad es otra y que tu yo real no le llega a la suela de los zapatos a ese yo ficticio e idealizado, tu yo real se ve afectado por completo, generando altos grados de insatisfacción, baja autoestima y dejando tu autoconcepto por los suelos. He aquí uno de los motivos más detonantes de una baja autoestima.

Está muy bien ponerse metas y exigirse a uno mismo, con el fin de superarse y ponerse al límite para demostrarte que puedes mejorar y ser mejor en muchos aspectos. Pero todo debe hacerse con una planificación gradual de mejora. Es decir, marcando pequeños objetivos y lográndolos. De esta forma será mucho más probable que tú mismo vayas sintiéndote bien, de forma gradual, acorde a tus logros y acorde a lo que quieres cambiar de ti en tu vida.

Pongamos un ejemplo para subir el autoestima

Supongamos que eres una persona que tiene un sobrepeso de 20 Kilos extras en tu cuerpo.  Y que tu ideal físico personal sería recuperar tu línea corporal y bajar eso 20 kilogramos. Ok, el problema es cuando te exiges hacer este cambio en muy poco tiempo, y por ejemplo dices: “Quiero bajar esos 20 kilos en 4 meses”. Lo más seguro es que fracases porque es una meta muy basta como para reducirla en tan poco tiempo.

Pues para bajar 20 kilos en 4 meses deberías eliminar de tu cuerpo, 5 kilogramos en un solo mes. Creo que imposible. 🤔

PEXELS

Resultado =  No lo consigues provocándote frustración y baja autoestima. Tu yo ideal sigue muy lejos del yo real.

Sin embargo, supongamos que quieres bajar esos 20 kilogramos, y te propones hacer este cambio en un tiempo más prolongado y con más sentido común. Te propones hacer mensualmente una reducción de 2 kilogramos, que es una meta accesible, pues podrías bajar 500 gramos por semana. Haciendo el cálculo, sería: 2 kilogramos por mes x 10 meses = 20 kilogramos.

En cuestión de 10 meses o un año podrías alcanzar tu objetivo. Es una meta más cómoda y real. Tu sentido común está mucho más acorde a lo que se puede lograr en realidad, y semana a semana te sentirías mucho más satisfecho con tus logros y resultados.

Resultado = Lo consigues en mayor tiempo, pero lo consigues. Te aporta bienestar, satisfacción y aumentas tu autoestima dado tu logro mesurado y gradual.

Es sencillo y coherente. Es algo que está en tus manos y que con perseverancia y constancia lo puedes lograr sin duda.

Cada semana al pesarte en la báscula verás que puedes lograr esas pequeñas metas, y el resultado será que semana a semana tu autoestima se verá gratificada y aumentada.

*Este ejemplo se puede aplicar en todo lo que te desees proponer. No solo en bajar de peso. Pueden ser metas distintas. Ha sido sólo un ejemplo.

PEXELS

Porque no pueden amarte sin autoestima

Amarte te pueden amar, pero es mucho más complicado que una persona se fije en ti y decida amarte al completo, si tú mismo te estás boicoteando y saboteando con dichas exigencias que nunca cumples. Tu personalidad se ve afectada y no puedes dar lo mejor de ti si vives sometido en dicha frustración, pues pasas más pendiente de tus fracasos que de tu mejoría y de tu amor personal. Y así, queda claro que cosas agradables no podrás aportar a nadie, pues ni a ti mismo te las aportas.

Amar a una persona que vive sometida en este estado no es fácil. Te das cuenta de que estás fijándote en una persona egoísta que solo se preocupa de su yo ideal y que encima no logra nada de lo que se propone. Muy atractivo no es, decidir entregar tu vida a una persona que se comporta así. ¿No crees?

Conclusión:

La conclusión es sencilla. Trata de ser más honesto contigo mismo y de lograr lo que te propones piedrita a piedrita. Tocando de pies al suelo y dándote la oportunidad de hacer las cosas como se deben hacer. Con medida y sustento. Con amor personal y con sentido común.

Los grandes logros no solo se consiguen soñando y marcándotelos metas, sino que se debe conseguir con esfuerzo y dedicación. Es ahí donde radica la verdadera autoestima. En saber cómo debes lograr las cosas y saber cuales son tus cualidades para lograrlas.

Tener autoestima, y ganarla, se empieza por esto; por saber como debes actuar frente a ti y saber hasta donde puedes llegar. Sé consciente y coherente. No creas en la magia, sino en el trabajo.

Autor: Albert Espinola © Todos los derechos reservados.