Una mentira puede ser poco valorada después de una buena disculpa, pero algo que las estadísticas y los hechos te enseñan es que cuando una persona te miente la primera vez ya no hay marcha atrás. Se sienten con el derecho y la habilidad de volver a hacerlo, mejor que antes, que no te des cuenta. A nadie le gusta que le mientan, que le oculten hechos importantes, así que de la misma forma, no le mientas nunca a nadie que confía plenamente en ti porque rompes el vínculo que tienen.

Las mentiras son una bomba de tiempo  que cuando explotan arrasan con todo y todos. Una mentira puede dañar por completo una amistad, una conexión familiar y sin duda, una relación amorosa. Las mentiras nacen de la necesidad de tener que cubrir una cruda verdad y cuando no hay honestidad de por sí la relación ya falla, incluso antes de que se presenten las mentiras.

El inicio de una mentira es la necesidad de ocultar algo, si tienes que esconder algo de alguien que confía en ti le estás fallando en gran escala. Ponte en la misma posición, alguien que te mienta con la profunda confianza que le tienes es signo de que ya no es la misma relación, que esa persona ya no confía en ti, es el principio del inevitable rompimiento de lo que tienen juntos.

La desconfianza es una enfermedad que acaba con todo lo que sostiene una relación, y lo peor es que no es posible sanar de una mentira o un engaño. Puedes perdonar, puedes dejarlo atrás, pero siempre tendrás en la mente que esa persona te mintió, que te ocultó cosas, que a pesar de que eran tan abiertos juntos decidió mentirte, queda allí como una herida abierta que nunca se cura. Como un cáncer incurable que se va comiendo todo lo bueno hasta quedar muerto.

Si mientes, fallas para siempre, no hay olvido para las mentiras. Seguro has tenido esa experiencia, te han mentido y has perdonado, pero es un peso que siempre cargas, te la pasas desconfiando, ya no crees en sus palabras. Como dije, es el principio del fin de la relación. Y si has mentido, sabes que es exactamente lo mismo desde otra dirección, si destacas por ser una buena persona, sabes que una mentira te come vivo, te sientes terrible, sientes el deseo de sacarlo aunque sabes en el fondo que esa mentira lo cambiará todo.

Nunca mientas a alguien que confía en ti ni confíes en alguien que te miente. Sabes quién eres, respétate, sé siempre honesto, eso te define como una gran persona. Y si alguien en tu vida empieza a mentirte, está claro que ya no puedes confiar en esa persona. De los mentirosos toma distancia, de decir mentiras, mejórate. Cuando dices una mentira es el momento en que esa prueba (la relación en la que estás) falla, tienes que volver a empezar.

Aprender la lección y vuelve a intentarlo con alguien más, no con la misma persona porque siempre sabrán ambos de la existencia de esa mentira y la confianza será muy difícil de recuperar.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.