olvida-sus-amor

Para olvidar debes estar dispuesto a perdonar… La enfermedad es el No perdón

Es complicado perdonar y en muchas ocasiones te preguntas cómo hacerlo, y el primer paso para poderlo llevar a cabo con éxito, es estar dispuesto a ello.

Debes estar decidido a renunciar al pasado, sea un pasado enfocado a ti mismo o alguna persona y seguir adelante desde este punto de partida.

El simple hecho de decretar y decir que estás dispuesto a hacerlo, es de una gran importancia, y de verdad, que sirve mucho iniciar con este nuevo pensamiento.

Hacerlo es el primer paso hacia la curación. Sí, aunque no lo creas, la curación va agarrada de la mano del perdón hacia nosotros mismos y hacia los demás. Muchas enfermedades se dan y se les da lugar al cuerpo por culpa a que el perdón y el rencor invaden cada célula de tu cuerpo y cerebro. La mente es de un poder incalculable y de la misma forma que los pensamientos pueden curar, pueden destruir a una persona.

Cada vez que te enfermas, y sientes que no sabes porque aparece dicho malestar, debes parar y meditar qué es lo que en realidad está pasando. Qué es ese rencor y (No perdón), que aún reside en ti. Toda enfermedad o casi toda, puede prevenir de no haber perdonado a tiempo. Entonces honestamente date cuenta de a quién debes perdonar y renuncia a todo lo que te ate a ese “No perdón” con el fin de liberar. Renunciar es liberar. Rendirse es liberar y si luchas y te quedas sumergido en el rencor, sea hacia una persona o hacia ti mismo, el rencor no te dejará perdonar y eso atraerá la enfermedad y el malestar en tu vida.

El perdón también va junto al amor propio y es una arma genial para mejora muchos aspectos de tu vida. Con el amor propio existe en ti la honestidad, la libertad, la humildad, la aceptación, el desapego y esto atrae salud y cosas muy buenas en tu vida. De hecho, puedes atraer todo aquello que te propongas basándote en esta forma de pensar y vivir. Desde el amor y el dinero, a la salud y el bienestar. Al rendirte con honestidad y aceptación das lugar a un nuevo inicio, y sin quedarte anclado en el pasado y a la enfermedad del NO perdón, puedes seguir de una forma más sana y salubre para ti.

Renuncia y perdona (libérate) y tu vida será mucho más placentera y bonita.

Un beso My friend.

Autoría, Edición y publicación: Albert Espinola Todas las imágenes de We Heart It