Dejarte ir ha sido de las cosas más difíciles que he hecho en mi vida, porque siento mucho amor por ti, porque dediqué gran parte de mi vida a ti, porque te abrí mi corazón y me convencí de que eras lo mejor para mí.

Fue duro darme cuenta de la verdad, y tomar la decisión de alejarme me dolió como nada en el mundo. ¿Y sabes qué? Pensé que superarte sería aún más difícil, pues me di cuenta que no.

Me di cuenta que no te necesitaba en mi vida, que solo tenía miedo a la soledad, que pensaba que nadie más me volvería a amar. Me di cuenta que mi libertad me hace mucho más feliz que tu amor mediocre, finalmente entendí que lo que sentía por ti no era amor profundo, era apego y miedo. De hecho, pensar en lo doloroso que sería perderte me hacía atrasar esa decisión, la verdad perdí mucho tiempo de mi vida pensándolo. De igual forma me alegra finalmente haberlo hecho, ahora sé que no te necesito.

Nunca te necesité, solo quería tu amor, tu afecto, tu atención y que consideraras pasar conmigo parte de tu tiempo. Pero nada de eso me diste, dejaste de amarme, dejaste de prometerme todo lo bueno y diste mi amor por sentado. Solo me quedó dejarte, apartarme para reencontrarme y comprender que aunque no me quisieras siempre hay alguien presente para amarme, y esa soy yo. Yo me amo, yo me respeto, yo sé lo mucho que valgo.

A veces nos aferramos tan fuerte que no nos damos cuenta que sufrimos, que estamos mucho mejor sin esa persona en nuestras vidas. Nos cegamos por miedo a estar solos, por creer que en soledad nos podemos destruir. Creemos que dejar de estar con esa persona significa que más nunca nadie te amará en la vida. Ese es un pensamiento errado, no debemos pensar más así, somos seres maravillosos que merecemos la felicidad.

Tenemos el poder de decidir con quién estar, con quien compartir nuestras vidas y de qué manera. Obligarte a ti misma a quedarte con alguien que te hace sentir miserable es hacerte daño tú misma. Si sabes que sufres, si sabes que no te hace ningún bien, eres tú la que te fallas, no él. Entiendo que creas que será demasiado doloroso, pero te aseguro que no lo será, quedarte a su lado sí es doloroso y lo será el resto de tu vida si no te mueves.

La vida es demasiado corta para quedarte con alguien que no te va a hacer feliz. Date cuenta que el mundo es un lugar gigante lleno de más personas y oportunidades. Mereces lo mejor, no te conformes con un amor mediocre. Yo pensé que alejarme sería el peor error porque sentía muy dentro de mí que mi destino sería sufrir por él. Resultó ser todo lo contrario. Me sentí terrible por aceptar que ese amor jamás florecería, pero me sentí libre al fin.

Y esa sensación es realmente placentera: Ser una mujer libre, sin esforzarte demasiado por alguien que no le interesas. Sin pensar en su bienestar por encima del tuyo. Tú debes ser siempre tu prioridad número uno.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.