Perdonar no implica que debas continuar cerca de la persona que te hizo daño, perdonar es decidir dejar atrás el rencor y el dolor para dejar entrar la paz en tu vida. Nada tiene que ver con seguir permitiendo a esa persona en tu vida. Más bien la distancia te ayuda a sanar la herida que has decidido curar. Perdonar es el primer paso para sanar, pues con rencor en tu corazón no podrías dejar atrás el dolor jamás.

El perdón es un acto que te ayuda más a ti que a la persona que le brindas un perdón. Porque es que cuando te hacen daño, dentro de ti quedan semillas de tristeza, indignación, rencor y desesperanza que no puedes permitir que germine y crezcan. El perdón es lo primordial para evitar que esos sentimientos negativos se reproduzcan en ti. Nada te ata a seguir tratando con alguien después de perdonarle.

Tú decides cómo abordar tu vida y si hay alguien que no quieres seguir viendo, entonces no lo hagas. Pero tampoco te quedes con oscuridad en el corazón, empieza perdonando para poder caminar más rápido y no dejes que nadie te confunda sobre el perdón. Nadie tiene derechos sobre ti, mucho menos quien ha roto una promesa, quien te ha puesto de lado o ha pasado por encima de ti. De esas personas que tienen acciones en tu contra toma distancia.

Aléjate y toma en cuenta la situación como una importante lección, trata de sacar un aprendizaje de ello, jamás te lleves contigo un rencor que evite la sanación. Así que perdona, pero que no se confundan, solo perdonas porque es lo mejor para tu propio corazón, porque vivir así, sintiendo ira por alguien que te dañó, hace estragos en tu interior. Porque no tiene sentido odiar, o pensar en hacer el mismo daño que te hicieron, no permitas jamás que esa misma persona siga robándote tu tiempo y tu energía.

Quedarte con alguien a quien decides perdonar es estar a la espera de un nuevo golpe, uno que te haga más daño que el anterior. Así que solo dale a esa persona la paz de haber sido perdonado, y a ti la tranquilidad de haber expulsado la ira de tu corazón. Jamás te lleves ese sentimiento tan negativo, jamás permitas que te hagan daño tantas veces. Cada golpe que recibes debes transformarlo en lección, aléjate y tómalo como una experiencia que te brinda sabiduría.

Y entiende que perdonar no significa que tengas que mantener una amistad con esa persona que te dañó o seguir viviendo a su lado si se trata de tu pareja. Perdonar no es continuidad. Si eres tú quien ha fallado, toma en cuenta que cuando buscas el perdón de alguien más no significa que seguirá en tu vida de la misma forma que antes, tienes que aceptar que erraste, que dañaste la conexión que tenían y duele, pero la confianza jamás es igual.

Por lo que no debes olvidar que buscar un perdón solo debe ser para empezar a sanar tu corazón, no porque eso te permita estar a su lado de nuevo.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.