Así es como más sufre un Hombre por una Mujer – ¡Lo pasa fatal!


Al llegar a casa, Juan queda sorprendido, porque ve que su mujer no está.  Llama a su teléfono y no obtiene respuesta, le manda un WhatsApp y tampoco le da contestación. Sin embargo, puede ver que ella está activa y que aparece en línea.

Él se desespera y empieza a sudar, no comprende que puede estar pasando y su corazón empieza a latir fuerte. Empieza a desconfiar como loco.

Entre tanto estrés, desconfianza y misterio, después de varios intentos fallidos, decide ir a buscarla y tratar de calmar su ansiedad.

Primero, va a casa de su suegra para ver si está allí. Pero al llegar, no la encuentra. Su suegra le dice que no sabe donde puede estar y que pensaba que habían salido juntos, porque horas antes le había comentado que hoy saldrían por ahí de copas.

Juan, al recibir la noticia, se pone de los nervios y empieza a sentir que ella esconde alguna cosa. Locamente, agarra el coche para ir a los bares que ellos frecuentan, a ver si la encuentra.

Por el camino, bastante acelerado en su marcha, su cabeza no para de crear situaciones e imaginar mil cosas y sus manos sudan resbalando en el volante.

Después de su búsqueda incesante, de entrar en varios locales sin encontrarla, su desesperación es tan grande, que empieza a sentirse realmente mal.

La llama con desespero y se pone de los nervios cuando ve que, sí está en línea, pero que no le agarra el teléfono.

Parado en una gasolinera, tras miles de llamadas compulsivas, finalmente ve algo que le pone el corazón en la boca.

Su mujer, aparece con otro hombre un coche deportivo y se la ve muy tranquila y feliz. Él, al verla, decide quedarse observando para ver qué es lo que está pasando, y ver como ella se comporta acompañada por este nuevo sujeto.

El coche de Juan está en el Parking de la gasolinera y ella no lo puede ver, ya que este queda entre otros autos. Pero de igual forma, ella parece tan subida de tono, que Juan pasa totalmente desapercibido. Parece que no le importa que la vean con otro hombre.

car

Finalmente, la joven con su nuevo hombre, y su coche deportivo, parten de la gasolinera y Juan los sigue para ver hacia donde se dirigen.

Ya en la carretera, el coche deportivo acelera demasiado y a Juan se le hace difícil seguir el paso, pero desiste como loco y acelera al máximo para no perder pista y no perder rastro.

Sus manos tiemblan y el volante empapado en sudor le patina entre sus dedos. Es tanta la velocidad que llevan, que ni las señales de tráfico pueden ver, pero él sigue detrás y consigue mantenerse a la distancia necesaria para no perderlos de vista.

Sin darse ni cuenta, después de una larga persecución sutil, se encuentran en una carretera de muchas curvas subiendo una montaña. Allí sí que se le hace muy difícil mantenerse cerca, ya que el deportivo es más ágil subiendo entre tantas curvas.

Curva tras curva, el deportivo desaparece más y más a cada vuelta y la desesperación de Juan por alcanzarla es tanta, que repentinamente y sin poder controlar su auto, empieza a derrapar dirección a un acantilado. Con un grito aterrador, Juan sale de la carretera y sale volando con el coche hacia una muerte segura por el barranco. Un barranco de más de 100 metros de altura y antes de tocar el suelo:

Ahhhhhhhhhhhh…

Un aliento lo despierta, empapado en sudor y con el corazón a dos mil por hora.

Voltea la cabeza para todas partes y su mujer está a su lado, en cama, en su habitación, ya con las primeras gotas de luz de la madrugada iluminando la pared tras rendijas de la persiana.

Con un sudor muy frío en la frente, se toca el pecho y sus lágrimas resbalan por su cara, después de haber sufrido tal pesadilla. Pero en realidad, él sabe que eso no deja de ser una pesadilla y que es una verdad que vive día a día.  No que ella vaya a estar con otro hombre, sino que él vive sumergido en un apego tan bestia, que muchas noches le crea miles de pesadillas parecidas.

Sabe que debe poner fin a esto y tratarse para vencer esta dependencia, y apego, que poco a poco lo está matando en vida.

Sabe que algún día, ella o él, sufrirán consecuencias si no hace alguna cosas para solucionar este problema.

Su apego, lo tiene viviendo enfermo y tiene la seguridad de que su mujer tarde o temprano, si no cambia, terminará dejándolo y así si podrá irse con cualquier otro hombre.

Sus pesadillas podrán hacerse reales, si no consigue hacer algo para curar su apego.

Terminar sólo en un barranco es algo que podría termina sufriendo el día menos esperado.

Su apego le está llevando a una vida muy sufrible e insalubre.

“Esto puede Matar… Infidelidades creadas por la mente y el apego… estados de sufrimiento muy duros y problemáticos en las relaciones”

“Infidelidades creadas por ti”

Autoría, Edición y publicación: Albert Espinola Todas las imágenes de We Heart It