El ser humano disfruta de los sentidos para conectarse con el mundo. El sentido de la vista que le permite ver las formas y los colores, el sentido del olfato que le permite percibir olores y aromas exquisitos, el sentido del habla que le ayuda a comunicarse, expresarse y hacer melodías, el sentido del oído que le permite percibir los sonidos y claro, el sentido del tacto, un sentido muy especial que le permite conectar físicamente con todo lo que tiene alrededor.

El contacto físico es esencial para la interacción humana, forma parte de la intimidad genuina de cada individuo. Es una forma de crear un vínculo más allá de los sentimientos, es la transmisión de esos sentimientos a través de ese contacto. Te da sentido de pertenencia sobre lo que tocas y sientes con tu piel. Y eso tiene un efecto positivo en la psique de cada persona.

Por ello te cuento las razones por las que necesitas experimentar contacto físico todos los días:

Te permite conectar con otras personas

El contacto físico tiene una reacción en el cuerpo humano increíble. Un simple roce aumenta el ritmo cardiaco, genera tensión muscular y esas sensaciones fantasmas y extrañas en el estómago y las extremidades del cuerpo. La intensidad de esas sensaciones depende de quién te haya tocado o qué hayas tocado y es por ello que es posible una reacción con emociones muy fuertes que pueden ser positivas o negativas. Alegría, satisfacción, confusión, ansiedad y hasta miedo.

Te ayuda a comunicar tus sentimientos

Las palabras expresan muy bien lo que quieres decir, lo que sientes y tu opinión respecto a algo, pero es el tacto lo que complementa ese mensaje para transmitirlo de forma más profunda. Una caricia con una frase romántica pone más énfasis a los sentimientos, y una pequeña palmada mientras cuentas un chiste seguro demuestra que realmente te hace gracia.

El mejor canal para enviar y recibir energía positiva

El contacto físico además de transmitir un mensaje sobre los sentimientos, también hay una transmisión de energía que se retroalimenta, pasas de lo que tienes y recibes lo que te dan. De esta forma puedes esparcir energías positivas, afecto, felicidad, valentía, inspiración.

Puedes obtener lo que necesitas

Un pequeño toque puede hacer una gran diferencia entre una petición rechazada y una aceptada. Si quieres atención, un pequeño roce en el hombro lo deja claro, el tacto tiene el poder de convencer a otros a que hagan algo que quieres.

Tiene un efecto curativo

El contacto físico proporciona un efecto curativo a tu alma cuando estás estresado, molesto, con el corazón roto, si tienes miedo o si estás confundido sobre la vida. Un abrazo de alguien que le importas puede ser una cura para tu alma, el contacto físico denota confianza y afecto, por lo que te sientes bien al sentir que alguien se preocupa por ti y está allí para apoyarte.

Te brinda la sensación de intimidad y confianza

El contacto físico te ayuda a consolidar una relación, hace que esta sea más profunda, más real. Con las caricias, un beso, tomar de la mano, todos son evidencias de los sentimientos que se tienen. Por lo que brinda esa sensación de avance y crecimiento en la relación, haciendo que el lazo se vuelva más fuerte.

No te niegues a recibir contacto físico del bueno en tu vida. Abraza a alguien que amas, conforta a alguien que lo necesita con un roce suave en la espalda. Ten contacto físico cada día.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.