Las mujeres tienden a ser muy entregadas en una relación, aceptan a sus parejas tal como son, pero en el fondo siempre hay algo que desean de ellos. Más amor, más afecto, más romanticismo, tal vez más responsabilidad o cualquier cosa. El caso es que mientras más tiempo pasa sin que su pareja se esfuerce en mostrarse como ella desea, puede experimentar desilusión, pues en el fondo sigue esperando que él deje salir ese aspecto que ella quiere.

Eventualmente estas inconsistencias llevan a la insatisfacción, a las mentiras y al engaño. Así que una mujer puede buscar, incluso sin intención, en otra persona lo que su pareja no le está ofreciendo y ella desesperadamente quiere. Puede que alguien en su entorno le muestre lo que es percibir aquello que no tiene y quiere y la haga caer en la tentación de engañar.

La cuestión es que para una mujer lidiar con un amante es muy diferente a como lo haría un hombre. Ellos son más desinteresados y solo se acercan por contacto físico y tentación por atracción, mientras que para ellas va más allá de eso. Una mujer puede enamorarse de su amante porque, en su mayoría, un acercamiento íntimo significa un gran avance en una relación, cualquiera que sea la relación, y desarrolla sentimientos profundos por esa persona. Más aún si emocionalmente le proporciona algo que su pareja actual no le da.

Es entonces cuando se da cuenta del error que cometió al aceptar a alguien que no se ajustaba a sus necesidades, y el error de engañarle sin antes ser totalmente sincera. Pueden ocurrir dos cosas en este tipo de situación, o bien ella termina la relación que tenía para entregarse por completo a quien se había convertido en su amante, o termina por completo sola porque así como su pareja no le ofrecía algo que ella esperaba, puede pasar lo mismo con su amante, solo que con un aspecto diferente.

Una mujer se enamora de un amante porque va compensando emocionalmente todo lo que espera de una pareja. Pero así como va ganando va perdiendo aspectos que amaba de las personas que deja atrás. Ella se enamora porque tiene esperanzas de obtener en su vida más de lo poco que siempre le han dado. Se abre a nuevas oportunidades hasta encontrar quien la haga sentir plena, segura y libre.

Si estás con una mujer digna, tienes que valorarla, protegerla y darle el trato que ella merece. Siempre debes alimentar el amor que te tiene, de lo contrario habrá alguien más por allí deseando darle todo lo que ella espera y la perderás. No la confundas, no le hagas sentir dudas de tu amor o terminará en brazos de alguien más, alguien que demuestre que sí la merece.

No la orilles a alejarse de ti emocionalmente, muchas mujeres temen quedar atrapadas en una relación que la hace sentir infeliz y miserable. Y aunque tienen miedo de alejarse por las consecuencias que puedan sobrevenir, buscan la forma de desprenderse.

Si ella te está dando todo de sí misma, es justo que en nombre del amor que sientes por ella, hagas exactamente lo mismo. Lo merece.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.