A veces, dar amor, respetar y ofrecer tu lealtad no es suficiente para retener a alguien en tu vida. Es por ello que cuando escojas a alguien para que se quede, debe ser alguien que también te escoja a ti. No podemos forzar a las personas a que tengan sentimientos por nosotros, debemos permitir que las emociones se desarrollen por sí solas, que el afecto salga natural, debes dejar que las personas también te escojan a ti.

Que quieran tenerte en sus vidas, que se preocupen por ti y les importe tu bienestar. Que quieran amarte tanto como tú quieras amarlas a ellas. Recuerda que el amor y las amistades sólidas son relaciones interpersonales de dos, el afecto y el respeto debe venir de ambas partes, y quien no te quiere en su vida no le importa cómo te sientas tú respecto a él mismo. Así que, por tu bienestar, escoge personas en tu vida que también te escogen a ti.

Que vean en ti a alguien que aprecian y quieren, que valoran, que respetan y que sienten que deben cuidar. El amor ofrece protección sin exigir nada a cambio porque quien te quiere siempre va  a desear tu bienestar y actuar en favor a ella. Quien te escoge te hace una prioridad, pone tus necesidades justo al lado de las suyas porque quiere hacerte feliz, porque le interesa que se apoyen mutuamente y trabajen duro por su relación.

La persona que te escoge te mira a los ojos y te demuestra en su brillo lo mucho que siente por ti, te ve como alguien que admira, que adora. Te quiere cerca y por ello se esfuerza en despejar tus dudas, en hacerte sentir segura, en hacerte sentir feliz. Claro está que las relaciones no siempre serán perfectas, pero de las diferencias también se aprende, también se crece y solidifica el amor. Si todos fuéramos iguales, la vida podría tornarse muy aburrida, es tener nuestras propias opiniones y aspectos particulares lo que nos hace especiales y dignos de recibir amor.

Así que, escoge a alguien que te escoja a ti con todos tus defectos e imperfecciones, que ame tu forma de ser aunque no siempre esté de acuerdo contigo, que decida llevarte tomada de la mano con orgullo. Que te admire porque a pesar de todo eres una luchadora y buscas ser siempre más y mejor. Quédate con quien te escoja cada día, que te recuerda tanto como pueda lo mucho que le importas, que no te lo grite, pero sí te lo haga ver con sus palabras y acciones.

No te conformes con alguien que ni siquiera sabe lo que quiere para su vida. Solo las personas seguras de sí mismas pueden ver a otros con total inspiración y amor. Solo quien es consciente de quién es y lo que quiere puede verte como alguien que puede amar. Escoge personas maduras, asertivas, positivas, que de verdad quieran aportar a tu vida, que te escogen porque experimentan amor real, no por conveniencia.

Mereces lo mejor y lo sabes, así que te toca escoger de forma que te haga sentir bien en todo sentido. Escoge a quien también te escoja a ti.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.