Debido al ritmo extenuante que tiene el mundo hoy en día, cada vez son más las mamás que deciden tomar vacaciones para sí mismas. Un tiempo dedicado única y exclusivamente para ellas, para liberar estrés, entretenerse en lo que les gusta y enfocarse en lo que quieren. Las madres entienden cada vez más la necesidad de tener un tiempo para descansar y recargar sus energías. Y esto está respaldado por profesionales de la salud y la psicología.

Estos profesionales advierten que las madres deberían tomar un descanso, pero no simplemente una siesta o una pequeña salida. Más bien se refieren a un tiempo legal como lo ofrece una empresa a sus empleados. Son “vacaciones de mamá” que toda mamá debe tener. Este concepto se ha vuelto una importante tendencia en las redes sociales pues muchas lo han puesto en marcha. Y se comparten experiencias de vacaciones de mamá en las que mamás van juntas o solas a sitios donde puedan relajarse. Los psicólogos afirman que se trata de una actividad que beneficia su salud mental.

El objetivo es que sea un tiempo de relajación ininterrumpida, donde no tenga que acudir a las demandas de sus pequeños o su esposo porque solo está ella. No se trata de una forma de deshacerse de su papel como madre sino de mejorarlo pues les brinda la oportunidad de liberar tensión y recargarse emocionalmente.

Tener un tiempo para dedicarte únicamente a ti siendo madre es esencial. Te ayuda la liberar ese estrés que deja el ritmo acelerado y extenuante de la vida moderna. Ser madre es un trabajo a tiempo completo, y se vuelve más tensionante si además tienes un empleo regular. Por más que tú y tu pareja dividan labores siempre habrá cierta presión que necesitas liberar para seguir siendo la maravillosa madre que eres.

Entre preparar, alimentar y llevar a los niños a la escuela, lavar la ropa, ordenar la casa, llegar a tiempo a tu trabajo, cumplir, volver y continuar con la educación y la atención de los niños, siempre tienes un día indetenible. Al no tener un tiempo para ti misma terminas con un enorme agotamiento que puede afectarte emocionalmente y afectar tu labor como madre. No quieres eso, nadie lo quiere, es por ello que un apropiado descanso es crítico.

Claro está que no todas las madres pueden disponer tan fácilmente de su tiempo ni tienen el dinero extra para tomarse esas vacaciones de mamá. Sin embargo, te cuento algunas formas que pueden ayudarte a descansar en medio de todo el bullicio y trabajo de cada día:

Date una semana libre cada mañana

Para una madre, los fines de semana como los conocen las personas solteras, no existen. Es por ello que entre tantas labores y quehaceres puedes tomar al menos una mañana de la semana en la que solo te dediques a ti misma. Salir de casa, verte con una amiga, ir de compras y obsequiarte algo lindo, ir a conocer una nueva tienda. Cualquier cosa que disfrutes hacer por ti misma.

Tómate un día libre cada mes

Si una vez a la semana te tomas una mañana, entonces una vez al mes tómate un día entero. Deja que tus pequeños visiten a sus abuelos y prepara una salida con tu pareja o tú sola, o con amigas. El caso es que estés sin ningún compromiso, libre de labores y disfrutando por completo del tiempo para tu único beneficio.

Evita las tareas del hogar en días específicos

Si estás todos los días haciendo lo mismo llega un momento en que no solo se agota tu cuerpo si no tu mente. Sientes que vas a una misma dirección que te ahoga. No te agotes repitiendo esas tareas todos los días, organiza tus labores y pon días especiales para las tareas del hogar. Así no te enfocas siempre en lo mismo ni te desesperas sintiendo que te falta mucho por hacer.

Ser mamá es maravilloso, pero tú también mereces tiempo para ti, para tu diversión personal. Así te relajas, descansas y sigues siendo una mamá feliz y orgullosa de serlo.