¿Cuántas veces tienes que escucharlo para comprenderlo bien? Tú mereces ser amada, tú mereces esa pasión que tanto sueñas. No te conformes por miedo, aleja de tu mente esa idea. No tener a alguien que te llame o que esté pendiente de ti es mucho mejor que estar con alguien por quien tienes que esperar años a que responda tus llamadas y tus mensajes de texto.

No temas a la soltería, de ella puedes sacar muchas ventajas y aprovechar para mejorar como persona, para desarrollar ese amor propio que nunca te debe fallar. Es mejor quedarte en casa sola a leer ese libro que llevas posponiendo o ver alguna película que te llama en un sábado por la noche, en vez de pasar todo el día arreglándote para ir a la cita soñada y que luego él mismo te cancele.

Incluso pasar tiempo con tus amigos haciendo cualquier tontería es muchísimo mejor que estar con un hombre que solo quiere verte cuando le conviene, cundo necesita beneficiarse de tu presencia. No juegues su juego porque esa relación es una calle de un solo sentido, tú siempre vas, pero él nada. Y las relaciones deben ser una enorme avenida de doble dirección. Ambos tienen que esforzarse, ambos tienen que comprometerse, de lo contrario, son una pareja disfuncional y posiblemente, tóxica.

No te quedes con alguien que no es capaz de hablarte de planes a futuro porque la verdad es que no puede verte a su lado. No te quedes con quien te sonríe falsamente para que creas que tú eres todo para él y luego parece olvidarte por completo. Es mejor disfrutar de tu libertad, de conocer nuevas personas e indagar en tu propia felicidad. Es bueno que empieces a ver que no es el único hombre en el planeta, que puedes coquetear sin temor, que puedes sentirte hermosa sin jamás sentirte poco suficiente.

Hay tantas cosas que son mejor antes que quedarte con un idiota inmaduro que ni siquiera sabe lo que quiere para su vida. Sé que puedes creer que con el tiempo él te amará y lo podrás convencer de que te ame de la misma forma que lo haces tú. Pero medítalo, por favor. Cualquier amor que necesite que tú “lo convenzas”, no es bueno para ti. No te ama, ni lo hará, no te rebajes.

Estar en una relación en la que solo tú das amor es contraproducente para tu salud mental. Te desgastas, te enfermas, te invade la tristeza, la desilusión, la decepción. Sabes que te hace mal, pero como no conoces nada más que sea bueno de verdad, temes dejarle, temes a lo que pueda pasar, a que nadie más te quiera, a todo.

Recuerda bien esto, el primer amor que necesitas y que te hará luchar contra cualquier tempestad en tu vida, es el amor propio. El que debes tener hacia ti, valorarte y darte cuenta de quién eres y lo que mereces. Tienes que sentirte orgullosa de cada aspecto de ti y no permitir que nadie te disminuya ni que quiera cambiarte para hacerte aceptable para él.

Quien no te puede amar tal como eres, no lo debes permitir en tu vida. Quédate sola, es mucho mejor que estar con alguien que no te ama, que no ve potencial en ti ni se esfuerza por hacer que la relación funcione.