No te dejes engañar por esas personas que viven diciendo que el amor si no es difícil no es amor. Cuando el amor es difícil para ti, es complicado o te hiere, no es amor en realidad y debes dejar ir esos sentimientos que te manejan. El amor no va hacer que te cuestiones las acciones de tu pareja, cuando hay amor de verdad, no hay dudas, no hay confusión, no hay nada que cuestionarse. El amor no es algo que deba arruinar tu vida, el amor no se supone que deba hacerte sufrir para que sea amor.

El amor es sinónimo de libertad. Cuando amas, lo más grande que haces por esa persona es permitirle ser libre sin menospreciarla, es apoyar sus decisiones sin encerrarla, es dejarla amar sin ataduras. Si no sientes libertad en ese amor y te quedas, te estás condenando a una vida de miseria. La única duda que debes manejar en el amor es, ¿por qué te quedarías al lado de alguien que te asegura que el amor es difícil? Alguien que justifica todo el dolor que te ocasiona con que esa es “su forma de amar”.

¿Acaso sabes que no habrá una segunda vida para intentar algo más? Esta es la única vida que tienes y es sumamente corta. No puedes aferrarte a un amor que te hace sufrir porque creas que eso es lo correcto. No, debes cuidarte a ti misma. Así que quédate sola, no temas a la soltería, tu compañía es mucho más saludable y nutritiva que un amor que te absorbe el alma. Quédate sola hasta que te encuentres a ti misma y ya en última instancia, hasta que encuentres a alguien dispuesto a luchar por ti.

No te arriesgues a compañías indeseadas que te hieran, que pretendan sacar una ventaja de ti mientras tú te mantienes fiel y esperanzada de que algún día te amará lo suficiente. No lo hagas, por favor. Espera por alguien que esté allí para sostenerte, que te apoye, que ponga todo su esfuerzo en estar presente todos los días, que sea lo suficientemente maduro como para comprometerse a su relación.

No te conformes con alguien que te inflija dolor. Espera hasta encontrar a alguien abierto y atento, dispuesto a compartir enteramente su vida contigo. Quédate sola, sin miedo, hasta que entonces llegue quien te trate como de verdad mereces. Alguien que te genere orgullo de estar a su lado porque te sientes plena y sientes que de verdad le importas.

Ese alguien que no sea un jugador de esos que apuestan tu mente, que no les importa tu salud mental. Alguien que no quiera jugar, sino que esté deseoso de construir una relación feliz a tu lado.

Quédate sola hasta que llegue a ti alguien que se esmere en tener conversaciones nutritivas contigo todos los días. Que se abra y te escuche con atención. Alguien ansioso de conocer mejor la persona que eres e incrementar su intimidad.

Quédate sola hasta encontrar a alguien que entienda que en una relación el esfuerzo debe venir de ambas partes, que se necesitan mutuamente para construir la mejor relación posible.

Quédate sola hasta que llegue esa persona que se esfuerza en demostrarte su amor, que no teme abrir su corazón y mostrarte todo lo que le haces sentir con tu amor.