Querer demostrarles a otros tu valor y el esfuerzo que le pones a algo está demás. A las personas solo les interesa ver el resultado, si lo lograste o no; si lo conseguiste te aplauden, y si no lo consigues, no les importa lo mucho que te esforzaste y lo que has tenido que sacrificar, solo ven que no pudiste y ya. Así que sé más inteligente, emplea tus propias estrategias sin pensar en hacer feliz a los demás, solo piensa en ti y en tu objetivo.

Lo que luchas cada día, las cosas que te guardas en tu interior, el dolor, la decepción, la desilusión, los fracasos, todo eso son parte de un proceso que te conducen al éxito como persona. No intentes complacer a los demás, no hagas las cosas como los demás quieren que lo hagas para que puedas encajar; atrévete a ser diferente, a usar tus propias técnicas, a luchar por lo que quieres a tu manera sin agradar a nadie. Siempre tienes que pensar primero en tu bienestar, en tu opinión respecto a algo y en tu forma de ver la vida.

Sé más inteligente, deja de seguir a las masas, idea tus propios proyectos y tus aventuras. No hagas algo porque los demás consideran que debes hacerlo, no hagas lo que quieres de cierta forma solo porque la sociedad dice que así debe ser. Tú decides cómo hacer las cosas, tú decides cómo conseguir lo que quieres, ya no complazcas al mundo, a fin de cuentas igual solo te juzgarán por el resultado que ofrezcas.

Así son las personas, tienden a juzgar solo la cobertura, la portada y nada más. Hablan y hablan sobre alguien destruyéndola sin tener idea de lo que ha vivido, lo que ha tenido que pasar para llegar hasta donde está. Nadie sabe del esfuerzo porque a nadie le interesa saberlo, solo quieren saber si lograste algo o no.

Adelántate a la mayoría, piensa en cómo, dónde y por qué por ti mismo. Se novedoso, ingéniatelas, te dirán loco, y no solo una vez. Te dirán que te equivocas, que lo estás haciendo mal. Tal vez si te estés equivocando, pero es bueno que tú mismo te des cuenta de ello. Que sepas reconocer el trabajo duro y lo que puedes sacar de ello o no por ti mismo.

Comete tus propios errores y aprende de ellos, y no te preocupes por las críticas. Si son constructivas bienvenidas, pero que no sean decisivas. Tú tienes la última palabra de las acciones que te afectan a ti. Y si las críticas son negativas, deséchalas y aléjate de esa persona. Las críticas negativas están solo para hacerte sentir mal, para debilitarte, y tú eres más fuerte que eso. Quien lo hace siente envidia, o necesita sacar alguna ventaja de tu debilidad.

Solo pasa de las personas y sus opiniones desagradables y enfócate en idear el mejor plan para llegar a donde quieres. Sé más inteligente y creativo, a nadie le importa lo mucho que te esfuerces, solo quieren ver un resultado, así que ya deja de complacer a otros.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.