Si el amor con tu hombre está muriendo, debes leer esto ahora mismo


Los consejos que te doy a continuación, te ayudarán a saber como mejorar tu calidad de pareja y lograr un matrimonio más feliz.

Existen muchos matrimonios que, aunque se subieron convencidos y llenos de felicidad al altar, acabaron por romperse. Los motivos pueden ser muy variados, desde las dificultades económicas, enfermedades, falta de entendimiento con la familia, hasta la infidelidad, entre muchísimos otros. Debes saber que el matrimonio normalmente no se rompe por un único motivo. Suelen ser un cúmulo de circunstancias que hacen que la relación se deteriore y se rompan las ilusiones y los proyectos de futuro juntos.

Por eso, hay que ver a la relación pareja es como una carrera de obstáculos. Se debe ir superando cada pequeño problema como si se tratase de una prueba, para ir aprendiendo nuevas lecciones.

Aunque no todo consiste en ir sorteando obstáculos. También es necesario que exista un amor mútuo y que ambos miembros de la pareja sientan ganas de luchar. Por eso, que una pareja permanezca toda la vida enamorada, fiel y feliz es posible. Pero hace falta trabajo, esfuerzo y mucho amor. Sin embargo, hay otras relaciones que no son capaces de hacer frente a esos pequeños problemas de la vida cotidiana y que rompen. Algunos de los motivos pueden ser los que te cuento a continuación. Por eso, es importante que los conozcas si quieres prevenir dificultades o reavivar la llama de tu matrimonio.

  • Esperar que sea como en los cuentos de hadas:

Es muy importante que comprendas que el matrimonio no es como en los cuentos de Disney. Muchas mujeres nacemos con un concepto distorsionado de lo que es el amor. Lo que nos muestran desde niñas es un concepto que no se asemeja a la realidad, y el golpe al suelo puede ser muy duro. No esperes vivir en una historia de amor idílica, porque si bien el amor es muy bonito, también duele a veces y tiene una cara desagradable que no nos preparan para vivir. Idealizar el matrimonio puede ser muy peligroso.  

  • Dificultades económicas:

Las deudas asumidas y los pequeños gastos diarios pueden ir generando discusiones que desgasten tu relación. En la época actual, es frecuente que las familias cuenten con problemas económicos. Por ello, lo más importante es que te mantengas regalando amor, que hasta hoy no cuesta dinero. Si las dificultades son grandes, la comunicación con tu pareja es vital. Encontrar espacios para sentarse a hablar y llegar a acuerdos. Y además, aprende a vivir con austeridad. Ya vendrán épocas mejores. Pero SIEMPRE ten en cuenta que tu bien más preciado es tu familia y tu matrimonio. No lo rompas por el dinero.

  • Egoísmo:

Es muy importante que pienses en ti misma, te quieras y te cuides. Pero de forma parecida a cuando se tienen hijos, hay que renunciar a una parte del “yo” para pasar al “nosotros”. Repito, ¡una parte!. Tener pareja no quiere decir que te olvides de ti misma, pero sí que empieces a pensar de vez en cuando en tu pareja, en sus inquietudes y que ambos construyáis un proyecto de vida conjunto. Y eso implica dejar de lado el egoísmo.

  • Terceras personas:

Cuando te casas con una persona, estás asumiendo también el lazo con sus amigos, sus hermanos, padres, tíos, primos, abuelos, etc. Es decir, no te casas sólo con una persona sino con un entorno. Y también ellos son parte de tu familia. No se puede esperar que toda esta gente no forme parte de tu vida. Debes aceptarlos y quererlos igual que a tu pareja, y ellos a ti.

  • Celos:

Los celos son enfermizos y uno de los principales motivos de que se rompan las relaciones. Te destruyen por dentro si los sufres y también dañan mucho al otro. Si tienes motivos reales para sentir celos, analiza si te compensa seguir con esa persona. Si no tienes motivos de peso, y lo sabes, relájate y disfruta de tu pareja.

  • Falta de compromiso:

El amor es algo que va cambiando de forma a medida que pasan los años. Si asumes eso, aprenderás entonces que el amor es frágil, y que se ha de cuidar y cultivar cada día. Por eso es importante que seas una persona comprometida y responsable. En tus manos está también casarte con alguien que lo sea. Ya que de esta responsabilidad y compromiso dependerá el éxito de vuestra relación. Hay que estar siempre a disposición de luchar y solucionar los problemas.

Edición y publicación: Albert Espinola Todas las imágenes de We Heart It