Nada que se consiga tras ser obligado se obtiene de forma natural y el amor debe desarrollarse de forma natural. Es cierto que podrías no sentir amor por una persona y después de un tiempo podrías empezar a tener sentimientos por ella, pero si intentas conseguirlo forzando, entonces ya hay una influencia negativa que en vez de conseguir amor real, lo que se logra es desarrollar rencor.

Estar en una relación no se trata de un proceso forzado ni mecánico. Somos seres humanos, y como tal tenemos defectos, diferencias, niveles de sensibilidad y más. Cuando dos personas se unen pueden suceder muchas cosas y el amor es algo que solo es posible si se da de forma espontánea. Ambos se van conociendo, ven algo que los atrapa en el otro, se sienten agradecidos por tenerlas en sus vidas. Despiertan pasión, intimidad, respeto y el amor se va creando y fortaleciendo.

¿Pero forzarlo? ¡Nada de eso! Es inútil siquiera intentarlo, vas a fallar y las heridas que te dejará serán horribles. No fuerces a nadie a amarte, a estar contigo, porque lo que causas es el efecto contrario, esa persona querrá salir huyendo de ti porque te conviertes en alguien manipulador y detestable. Si el amor no se forma de manera espontánea, entonces no hay amor, no siempre conectarás con quien quieres, y es cuando tienes que hacer una pausa y analizarte.

No profundices algo que simplemente no puede ser y sigue adelante que seguro hay alguien por allí deseoso de amarte tanto como tú.

Si fuerzas que él te ame, no será amor lo que consigas de él. Forzar a alguien que te ame significa que debes ser deshonesta, tener estrategias de manipulación y a nadie, repito, A NADIE, le gusta que le mientan y manipulen para sacar algún tipo de ventaja. No caigas en algo tan mediocre, mereces algo bueno, así que no te quedes al lado de alguien que no te ama ni te ofrece lo que deseas intentando que cambie de opinión.

Tienes que quererte y respetarte, sé que a ti no te gustaría que te fuercen a hacer algo que no quieres, es cruel y bajo. Todos somos personas con aspiraciones, deseos y necesidades, solo que no siempre encontraremos eso en el lugar que queremos. Necesitamos ser maduros y comprender cuándo debemos limitar nuestros esfuerzos y nuestras esperanzas.

Cuando estás en una relación puedes enfocarte en intentar mantener el amor, ser creativa y planear actividades que los anime como pareja, que fomente el amor y la convivencia, eso es genial. Pero si llega un punto en el que pierdes el control y es el miedo a la pérdida lo que te maneja, ten cuidado. Forzar a que ese amor se mantenga puede ser contraproducente, podrías terminar convirtiendo el bonito amor que alguna vez tuvieron en auténtico odio.

No llegues a eso, las personas somos volubles, permitimos que diferentes factores influyan en nosotros y podemos terminar cambiando nuestros sentimientos. No siempre controlamos eso y aunque duele que alguien te deje de amar, sobre todo si te has esforzado muchísimo en alimentar la relación, no es algo que puedas manejar como si se tratara de una masa que puedas tomar y moldear.

No fuerces nunca el amor, frente al desamor viene la autorreflexión y la aceptación, es lo más saludable para ti, para sanar y no seguir perdiendo tu valioso tiempo.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.