Si “NO TE SABE AMAR”, dile las siguientes palabras. Quedarán en él para siempre

Querido esposo mío, ¿qué sigue pasando contigo?, ¿a dónde estamos llegando? Parece que la vida haya terminado a tu lado. Los días son tristes y sonreír se hace realmente difícil y complicado.

No entiendo, te levantas por las mañanas y ni me saludas. Vas a trabajar y apenas me dices adiós. Durante el día ni me mandas un triste mensaje o no me llamas para decirme un “¿cómo estás?”. Y si lo hago yo, te molestas. No quieres que nunca quedemos para ir a comer a ese restaurant que antes siempre íbamos y si paso a verte por el trabajo, siempre estás ocupado, ¿te escondes de mí, verdad?

Ya estamos mayorcitos, nuestros hijos hacen sus bellas vidas y prácticamente sólo nos tenemos el uno al otro, pero más bien parece que nos huimos, bueno tú me huyes a mí. Yo he meditado en esto, he tratado de comprenderte, pero no llegó a ninguna conclusión. No sé qué te pasa. Imagino que estás aburrido con tu vida o que ya no me soportas, ¿o más bien no te soportas a ti mismo?, no lo sé.

Estoy cansada de dar y preparar tus cosas en casa y nunca recibir ni un beso o una caricia. Siento como que soy tu empleada, pero que encima ni cobro. Ni con amor, ni con dinero, ¡ni con nada de nada!, ¿pero quién te crees que eres?, ¿el rey del mambo?

Yo soy una mujer, aún, joven. Tengo aspiraciones y ganas de vivir. Deseo viajar, proyectar nueva vida, sonreír, hacer el amor con pasión, disfrutar, ir al cine, salir al restaurante, ir a la playa con mi amado, y un sinfín de cosas sencillas que a tu lado no hago, ni haré. Sólo quiero ser feliz y hacer cosas lindas con mi compañero de vida. Mi amor.

Esto no tiene sentido, no sé qué hago manteniendo esta vida a tu lado. Los hijos ya están mayores y ahora no hay excusas de niños de por medio. He tratado de animarte y hacer tu vida más emocionante, pero estás como muerto en vida. Me siento viuda en el matrimonio… ¿Qué triste verdad?

Yo ya he llegado al final de esto. No puedo continuar al lado tuyo, ni quiero. Soy de mente abierta y una mujer que ama. Que ama la vida, y que me amo, y por supuesto mi camino de vida a tu lado ya ha terminado. Paso de ser más tu viuda; prefiero ser tu ex mujer y prefiero seguir sin tu peso de alma muerta que me hunde a tu lado. Yo me pongo a flote, no quiero que me hundas más. Si quieres terminar hundiéndote tú mismo, hazlo, porque yo ya no puedo hacer nada más por ti. Lo he dado todo y he llegado al límite. Ni puedo ni quiero. Estoy cansada de que cada noche la misma pregunta retumbe en mi cabeza:

¿Qué hago yo con este tío?

Tú ex mujer que ahora florecerá.

Ana.

Autoría, Edición y publicación: Albert Espinola Todas las imágenes de We Heart It