El amor de una pareja puede irse a los extremos cuando hay una carencia de amor individual. Si no aprendes a amarte a ti misma y a vivir por ti misma, jamás podrás tener una vida plena con el amor de alguien más porque lo verás más como una necesidad que un beneficio. El amor propio es fundamental para mantener a flote tu bienestar cuando convives con otra persona.

De no contar con ello, podrías llegar a la horrorosa situación de enfermar por el amor de un hombre y eso significa que te apegas lo suficiente como para olvidarte de ti misma. Te olvidas de tu bienestar, tus necesidades, tu cordura y del mundo que te rodea. Te dedicas a pensar únicamente en la persona a tu lado porque crees que solo con él puedes ser feliz y temes perderlo.

Estos son algunos signos que muestran que estás muy enferma por el amor de un hombre:

Concentras todo tu tiempo y toda tu energía en él

Si todo el tiempo lo inviertes en él, en citas, en encuentros, en llamarle, enviarle textos y estar pendiente, es evidente que hay una especie de apego emocional que está fuera de tus manos. En una pareja debe haber disposición de compartir juntos, pero también debe haber respeto por el tiempo y las actividades de cada uno. Si pones toda tu energía en él, en saber lo que hace, en hacerlo feliz olvidándote de ti misma, entonces estás perdiendo tu norte.

Quieres controlar todos sus movimientos

Si sientes la terrible ansiedad de saberlo todo de él, dónde está, con quién está, qué hace, por qué o cuánto tiempo le toma, te estás enfermando. En tu mente se crea un apocalipsis antes de tiempo. Asumes que te va a engañar, o que alguien querrá quitártelo. No quieres perderlo de vista para sentirte más segura porque no confías en que su amor hacia ti sea igual de genuino como el que tú le tienes. Pues, déjame decirte que si haces eso, tu amor es el que no es genuino, solo estás enfermando y cayendo muy bajo por su amor.

Obsesión e insomnio

Al principio de cualquier relación es normal perder un poco el sueño debido a la emoción de ese nuevo amor, a las ansias de verle de nuevo y de pensar qué sucederá a futuro. Pero si nunca recuperas el sueño, si no puedes dormir porque lo tienes sembrado en la cabeza y piensas en todo lo malo que podría pasar que los pueda separar, entonces se trata de algo más fuerte, el inicio de una obsesión que acaba con cualquier sentimiento.

Problema grave de inseguridad

Si el amor de tu pareja te hace sentir insegura, es decir, que no confías que él pueda amarte de verdad, que puede engañarte o que puede dejar de sentir algo por ti, tienes un problema grave de confianza y amor propio. Sientes que no eres suficiente y que no vales su esfuerzo por lo que en cualquier momento se puede alejar de ti. Si te sientes así, es un signo de que te estás enfermando emocionalmente a causa de él.

Quitarle importancia a tu trabajo o tus metas personales

Si te olvidas de tus metas, tu trabajo, tus aventuras y tus deseos personales para satisfacerlo siempre a él, entonces la relación va mal. Porque es que si sientes la necesidad de tener que dejarlo todo para hacer que él se quede a tu lado, la verdad es que no te merece, no te ama lo suficiente. Y aferrarte a él solo evidencia lo quebrada que te ha dejado y el mal que te hace en tu vida aunque no sea a propósito.

Perder seres queridos a causa de él

Si terminas alejando a las personas que te quieren debido a él, algo está mal. Si no quieres escuchar a las personas de tu mayor confianza, que han estado a tu lado por mucho más tiempo del que ha estado él, quiere decir que estás cegada por su presencia. Te niegas a ver la realidad de su situación y en vez de escuchar, alejas de tu vida a quienes más te aman.

Si padeces alguno de estos signos, abre los ojos, estás enferma a causa del amor de ese hombre. Y es una enfermedad que empeora si no la arrancas de raíz.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.