Perdonar no significa que esa persona no te vuelva a fallar, perdonar es una forma de estar en paz con la persona que te ha hecho daño, pero eso no implica que le des pie a que lo siga intentado. Puedes perdonar, pero no puedes volver a confiar. Cuando a alguien que te daña le dices que lo perdonas, es una ofrenda de paz entre los dos, le haces saber que te importa, pero es solo eso. Cuando perdonas tienes que ver bien qué es lo que estás permitiendo.

Te pueden pedir perdón y mañana volverte a fallar, no tienes seguridad de que no te seguirá haciendo daño, así que no seas ingenua al ofrecer de ti una y otra oportunidad para que te sigan rompiendo. Es casi una ley universal que quien te engaña, por más arrepentido que esté, eventualmente lo volverá a hacer. Cuando tu pareja te falla es porque no está cien por ciento enfocado en ti, has dejado de ser su prioridad y no está pensando en ti antes de caer en un engaño o un mal trato.

Y nada lo justifica, ni el estrés, ni lo ocupado que esté en el trabajo, nada. Antes de actuar en tu contra siempre hay la oportunidad de pensar un poco, hay cosas que son pasables, siempre y cuando se reconozca el error y se trabaje de verdad en corregirlo. Pero un daño tan severo como un insulto deliberado, una acusación injusta, un engaño, una infidelidad, omitir información importante como pareja que son, todo eso es definitivo, es algo que rompe la relación y aunque te pidan perdón, siempre tendrás en tus pensamientos lo que hizo y lo muy posible que es que vuelva a hacer lo mismo o algo peor.

Nunca lo olvides, te puede pedir perdón, pero mañana te puede volver a fallar. Si le terminas perdonando tanto daño, se hará a la idea de que te tiene comiendo de su mano, que puede hacer lo que le venga en gana porque para tus ojos, sus errores, sus fallas o sus engaños no importan. Se atreverá a seguir dañando y haciendo lo que quiere sin importar qué tanto te afecte a ti porque tiene la seguridad de que no le dejarás, de que con palabras dulces y una pedida de perdón ya cedes.

No seas ingenua, no cedas tu voluntad a los deseos de una pareja que nunca piensa en tu bienestar, mereces más que eso. Mereces a alguien que antes de engañar sea capaz de ser honesto contigo y decirte lo que no le gusta de su relación, alguien que antes de insultar intenta razonar y escucha lo que tienes que decir. Mereces a alguien leal que antes de serte infiel decida decirte adiós porque el amor que te tenía ya no es suficiente.

Tú mereces a una persona que te ame y te respete, que no tenga la necesidad de pedirte perdón por algo mal que te hizo porque antes de dañar piensa en ti y en cómo te afectarán las cosas.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.