Mi querida amiga, tal vez te encuentres en ese punto de tu relación en el que te estás planteando tomar una de las decisiones más difíciles: seguir con tu pareja o no.

Empiezas a dudar si la persona con la que estás es la adecuada para ti, te planteas si es a esa persona a la que de verdad quieres a tu lado. Todo te hace dudar, y analizas todo lo relativo a tu pareja: su comportamiento, sus “defectos,” su forma de hablarte, o incluso esos pequeños detalles que antes te encantaban y que ya, parece que no te gustan tanto.

Te enamoraste profundamente de esa persona, con solo mirarlo, sentías algo tan intenso que pensabas que ese sentimiento no podría morir jamás, pero ahora, te sientes como en el fondo de un abismo del que no eres capaz de salir. Pero déjame que te diga algo en lo que, tal vez, no has reparado: NADIE ES PERFECTO. ¿Por qué te digo esto? Pues porque quiero que pienses que tal vez, eso que estás viendo como un defecto en tu pareja, no es más que su vulnerabilidad. Él te está mostrando lo vulnerable que es ante ti y, de esta manera, es de la única que puedes construir un amor verdadero.

1353-728x434

Ahora que conoces sus “defectos,” intenta volver a amar sin condiciones. Acepta a esa persona tanto si hay buenos como malos momentos, especialmente, en los malos momentos.

El amor de verdad no es aquel en el que todo es perfecto, con cenas románticas y paseos bajo un cielo iluminado por una preciosa luna. El amor verdadero está en una relación en la que aparecen obstáculos que intentas superar a base de aceptación, compasión, amor… El amor verdadero es aquel en el que te enfrentas a ti misma, es aquel en el que decides crecer junto a una de las personas más importantes de tu vida.
Tal vez decidas que lo mejor es terminar tu relación, olvidar a esa persona, y estará bien si es eso lo que te dice el corazón. Pero si tienes alguna duda, si aún sientes que hay amor hacia esa persona, piénsalo bien antes de decidir porque, tu decisión, puede suponer un cambio importante para el resto de tu vida.

Autora: Inma Muñoz Molero