Mereces tener el mundo acurrucado entre tus brazos, mereces tener el poder de decidir y hacer con tu vida lo que te plazca, y ese regalo es algo que tú misma te das. Ese placer de hacer lo que quieras solo es posible cuando deja de preocuparte por lo que piensen u opinen los demás de ti. Pasa igual en una relación, cuando permites a alguien que sea tu compañero de vida, siempre que tú sepas lo mucho que vales, te asegurarás de tener a tu lado solo a personas que te aporten y no que te quiten.

Mereces ser amada, no lastimada, mereces ver un arcoíris de colores de tanta felicidad en tu vida, mereces lo mejor, un trato correcto, respeto, apoyo y mucho afecto. Mereces tener amistades de ensueño y sueños hechos realidad, mereces tanto que ni siquiera lo puedes imaginar. Tu lugar en este mundo no ocupará mucho espacio, pero sí que debe ser especial, tú eres especial, tú vales todo esfuerzo. No te conformes con poco temiendo a la soledad o a la lengua de las personas. No, no, no y no. Eres mejor que eso, demuéstralo.

Abrázate, date el amor que hace falta para que todo lo bueno llegue a ti de forma natural, sin buscarlo, solo siendo positiva y proactiva siempre. Mereces ser amada, así que no te quedes al lado de alguien que solo te ofrece dolor y que te hace creer que cambiará. Ya no creas en palabras que endulzan, pero que no curan la herida, no creas en promesas falsas e inoportunas. Tú vales demasiado como para exponerte a ser herida de esa forma.

Date cuenta de cuán especial eres, no retengas tus deseos y sueños, plantéate objetivos porque tú lo vales, lo vales todo. No te disminuyas tú para que nunca nadie se atreva a disminuirte a ti. Date tu lugar, lucha por ti, invierte tu tiempo en ti, no sientas pena por no encontrar todavía a alguien que te valore de verdad, es mejor estar en tu propia compañía, disfrutando al máximo de los buenos amigos y de ti, que quedarte al lado de alguien que te hace sentir miserable o sola en su misma compañía.

Tú mereces ser amada, no lastimada, que se te quede bien grabado en la cabeza. En donde estés que te hagan sentir mal, vete, no te quedes expuesta a más golpes emocionales que te quiebren. Piensa siempre primero en tu bienestar, en sentirte plena a pesar de todo. LO MERECES, no lo olvides, tú eres feliz, así que no aceptes a nadie que te quite la felicidad, quédate con quien la alimente, quien aporte a tu vida, quien te haga ser una mejor persona.

Mereces amor, lealtad, respeto y apoyo siempre. Une tu vida solo a alguien dispuesto a construir esas bases contigo, que quiera ser un compañero fiel y no un jefe despreocupado, que sea un amigo atento y no una pareja olvidadiza. Que esté pendiente de ti, que se interese por todo lo que tenga que ver contigo, que te vea con ilusión y admiración y que desee planear todo su futuro a tu lado.

Tú mereces ser amada, no lastimada, tenlo siempre en tu mente y jamás te conformes con menos de lo que en verdad quieres.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.