Encuentro muchas personas que me preguntan sobre este tema en mis redes sociales.

“Albert, mi pareja me amaba, todo parecía ir bien y de repente me dejó, y dejó de amarme”.

La verdad es que no es fácil saber la verdad de cada uno de los casos. Cada pareja es un mundo, y esto es una realidad que no se debe olvidar. Y ser consciente de que las respuestas que te puedan dar pueden variar según este criterio, te podrá ayudar a que comprendas que tal vez tú, debes descubrir por ti solo, el “por qué” te han dejado de amar.

Vamos contemplar varias opciones del por qué de estos hechos. De una forma objetiva y generalizada, y partiendo de esto, obtén tú tus propias conclusiones, ¿vale?

Por qué de repente dejó de amarte

Como te decía pueden haber varios factores, empecemos por el primero.

En realidad no te amaba: En muchas ocasiones una persona puede creer que ama, o decirte que te ama, pero en realidad eso puede no ser del todo cierto.

Hay situaciones en las que una persona cegada por el enamoramiento o por la ilusión de estar con alguien, tira hacia adelante en una relación valientemente, para probar y vivir dicha historia de amor e ir descubriendo más sobre esa persona. De fácil decir: “TE AMO”, porque cuando lo decía así lo sentía, pues la relación iba bien, pero llega un momento en el que una persona termina despertando de dicho estado hipnótico provocado por el enamoramiento, y la ilusión, y de repente se puede dar cuenta de que estaba errado con lo que sentía. Sí, así sin más. Existe tal situación. Un día puede despertar y darse cuenta de que había errado eligiendo a su pareja. Triste pero muy real.

También déjame decirte que el amor es para valientes y las cosas si no se prueban no se pueden conocer, degustar o experimenta. Y de la misma forma que ambos fuisteis valientes para emprender la relación, también se debe ser muy valiente para terminar de golpe. Digo valiente, porque hay casos en los que una de las personas dentro de la relación, por pena o por no herir, prefiere callar y vivir sometido en una relación en la cual no hay amor real. Y eso está muy mal también. De hecho, es mucho peor.

Si dicha persona te eligió y luego se arrepintió, pues mucho mejor que te lo diga de entrada y que no finja por más tiempo, ¿no crees?

¿Para qué seguir en una relación donde sólo existían mentiras y caricias postizas? ¡NO!

Continuar así, en una relación, sólo te impediría poder estar al lado de alguien que sí quiera amarte de verdad. Piénsalo. Te está haciendo un favor. Historia vivida y otra cosa mariposa; sin dramas, con dignidad y amándose mucho a uno mismo. Punto. ¡Anda que no hay personas preciosas en el mundo!

Otra opción puede ser:

Se ha enamorado de sí mismo: La posibilidad de entrar en una relación por el mero hecho de que te sientes vacío, es otra de las opciones.

Te explico: Tú puedes sentirte vacío o vacía, y por eso entrar en una relación, pues esta al principio te puede llenar, y prefieres eso antes que quedarte solo. Pero existe la posibilidad, que al entrar en dicha relación, tu pareja te ayude a mejorar, te ayude a hacer crecer tus valores. Es decir, te ayude a estirar las alas. Y cuando esto pasa, una persona puede empezar a descubrir que en realidad se amas mucho más de lo que pensaba; que en realidad está más llena de lo que pensaba. Y en ese momento es cuando puede empezar a sentir ganas de tirar para atrás y seguir su camino en soledad, como antes de la relación, pero está vez sí, con una autoestima mucho más cuidada y engrandecida. Se da cuenta de que puede estirar sus alas y volar sin ti.

No lo veas como algo malo; más bien como persona siente orgullosa u orgulloso por haber conseguido que una personas que estaba mal y que no se amaba, gracias a ti, ahora es alguien mejor.

Has sido la inspiración de alguien y eso es muy bonito. Mejor dar que esperar a que te den. No lo olvides.

Se ha enamorado: Esta es más que obvia, pero pasa, y mucho.

La personas, el ser humano, es impredecible; y sí… se puede amar a una persona y al mismo tiempo enamorarte de otra.

Sé que dirás: “Eso es imposible, si amas, no puedes amar a nadie más”. Pero la realidad es otra. Hay muchos casos de estos; contra el corazón, las neuronas y el sistema endocrino, a veces no se puede luchar. Y puedes estar en una relación, la cual en muchas ocasiones ha pasado a entrar en rutina, y por supuesto, que un ser humanos puede empezar a sentir cosas por otra persona dado el aburrimiento que su actual relación le puede estar generando en su ser.

En este caso, mi consejo es que siempre trates de mantener la llama de la relación encendida. No permitas que la monotonía y el aburrimiento entre en la relación, porque nada es para siempre; nada es tuy. Y lo que tuviste, lo puedes perder en cualquier momento. Cuida, ama, sé creativo con tu pareja y no permitas que esto pase. A veces una persona termina enamorándose de otra porque está muy casada o aburrida de su relación actual. No se siente tan viva como con la persona nueva y ese es un motivo que lleva a tomar decisiones drásticas, las cuales tú puedes entrar en dicha decisión y salir perdiendo. Te dejan y punto. Aunque te amen. Te pueden amar pero no preferirte.

Conclusión:

He tratado de ser breve y conciso en este tema; seguro hay muchas otras opciones. Como interés, falsedad, narcisismo… etc. En los cuales una persona deja de repente a su pareja. Pero las tres que te mencionado anteriormente serían de las más coherentes y las que podrían tener más sentido común. Como te decía, hagamos esto de un modo objetivo para poder hacer unas hipótesis mas generalizadas.

Pero no olvides algo muy importante, cada cabeza es un mundo y si tu pareja te ha dejado de repente, creo yo, que lo mejor que puedes hacer es aceptarlo, darle unos días, y luego tratar de hablar maduramente para que te cuente la verdad de lo que ha pasado en su corazón. Debe darte una explicación y ser transparente.

También y no menos importante: Recuerda que las cosas pasan por algo, y si te han dejado, en realidad, tal vez, te están haciendo el favor más grande de tu vida.

Tú vales mucho seguro, y te aseguro, que habrá quien sepa valorar y amar eso de verdad.

Albert.

Autor: Albert Espinola © Todos los derechos reservados.