Las cosas que se escriben pasan… Personalmente lo he hecho en varias ocasiones y nunca me ha fallado. Tú también debes hacerlo si quieres. Escribe tu futuro. Escribe qué es lo que deseas que pase, y si lo que ahora deseas es un hombre que te ame en tu vida, puedes escribir y redactar algo como esto: Cree en ello y seguro que no te fallará.

El hombre que espero, es un amor de verdad. Un hombre al que pueda hacer feliz con mi más puro ser y una persona que me ame con los pequeños detalles de la vida. Espero un amor y una persona que sea bonita a mi parecer, que me guste y me atraiga y que cada día mueva mi alma y mi corazón.

Quiero un hombre sincero a mi lado, que me de paz y alegría. Una persona la cuál desearía darle mi amor por completo y caminar con ella hasta el fin de mis días.

El amor que espero, es un amor tranquilo, el cuál pueda amarlo con tranquilidad y en transparencia, que sea un amor que me dé amistad y cuidado y al mismo tiempo yo le pueda dar mi cariño y preocupación merecidamente.

Una persona que me haga feliz, por sólo el mero hecho de tenerla a mi lado. Una persona sencilla, compañera, amante de la vida, que le gusten cosas parecidas a las que a mí me gustan. No una alma gemela, sino una persona que me sorprenda todos los días y que nunca termine de conocerla por completo, pero que a su vez, la conozca como a nadie.

Espero un hombre el cuál pueda contarle mis cosas y me acepte de verdad tal cuál soy yo, con mis cosas buenas y con mis cosas malas. No pido nada extraordinario, sino más bien algo terrenal y ordinario. Amor real y puro, unión semi-perfecta, no perfecta, pero unión y simbiosis amorosa de verdad.

Deseo esa persona que al verla desde el primer y hasta el último momento, me haga latir mi corazón, esa persona amable y bonita que derrite mi ser con su más pura pureza y esa persona que muchas noches he soñado en paz mientras duermo.

Yo sé que este amor existe y deseo con el alma que algún día llegue a mí o que algún día yo llegue a él y que el resto de viaje de vida sea un viaje de dos y un viaje de honestidad y confort emocional.

El hombre que espero hoy o mañana o en el futuro, es un hombre soñado, pero alcanzable, porque no sueño en ideales o príncipes azules, sino en la persona que sé de corazón que merezco y que a su vez que sé que ella me merece. Una persona como yo, que le dará todo lo mencionado sin tapujos y con la igualdad y la pasión que un buen amor merece.

El amor que espero, lo esperaré y sé con seguridad que lo encontraré o hallaré el día menos esperado.

El amor que espero. El amor soñado…

Autoría, Edición y publicación: Albert Espinola Todas las imágenes de We Heart It