Reclamar afecto es señal de una autoestima baja, de una necesidad de atención para mantenerse en control. Una mujer fuerte no le hace falta eso, ella ha pasado por un autodescubrimiento que ahora le impide permitirse a sí misma atravesar situaciones que la hieran. Se protege lo más que puede y jamás va a mendigar amor donde no sale de forma natural. Ella es consciente de quién es, lo que quiere y lo que merece y no va tras de nadie reclamándole su afecto.

Una mujer genuina y fuerte se aparta de quien no la quiere, quien no se preocupa por su bienestar ni respeta sus opiniones. Ella no se va tras él suplicándole su atención y pidiendo que la entienda o peor, ajustándose a sus deseos para que por fin la quiera. No, ella no reclama, ella no pierde su esencia ni suplica, una mujer fuerte se aparta y sigue con su vida descubriendo lo que es mejor para ella.

Reclamar a alguien su amor hace que el amor de desvanezca aún más. Si sientes la necesidad de hacerlo, tómate un tiempo, detente, y medita sobre tu vida y esa relación. Si intentas buscar de cualquier forma la atención de alguien que no le importa cómo te sientas con su indiferencia, estás fallando enormemente contigo misma. Haces que tu estado emocional se quiebre todavía más. Tú estás para que te amen, para que te demuestren afecto y admiración, sabes que lo mereces, por favor, no te conformes con menos de eso.

No vayas tras alguien que no te ofrece nada positivo para tu vida. Necesitas auto analizarte, ver los errores que estás cometiendo y fortalecerte, aprender las lecciones y ganar sabiduría. Conviértete en una mujer genuina, fuerte, que sabe lo que quiere y cómo conseguirlo por sí misma. No reclames amor, no reclames atención, tú sabes lo que vales. Antes de caer en eso es preferible quedarte sola, trabajando en ti misma, esforzándote por ser alguien mejor, crecer personalmente, mejorar tus habilidades profesionales.

No hace falta estar a juro con una persona al lado para ser feliz, no lo necesitas y menos si no es alguien que te complace ni te ama incondicionalmente. Puedes creer que tener a alguien al lado, aunque sea la persona incorrecta, te pone en una posición de ventaja, ¡ABRE LOS OJOS! Una mujer fuerte y segura de sí misma jamás caería en eso, quedarte con alguien solo por no estar sola es muestra de una debilidad que debes trabajar, pero que si no lo ves jamás podrás superar.

El amor es una calle de doble sentido, así como das amor, también debes recibir, y si tienes que reclamar por ese amor es porque a esa persona no le interesas, no le importa si te sientes amada o no. Una mujer fuerte no reclama, ella se aparta y se enfoca en descubrir lo mejor para ella, se aventura en la vida con confianza en sí misma y conoce nuevas personas, se abre a nuevas oportunidades, se inspira con lo bonito del mundo en libertad.

Basta de reclamar, empieza a velar por ti y tu bienestar, sé fuerte, empieza a luchar por una vida para ti y no para los demás.

Texto original: albertespinola.com © Todos los derechos reservados.